Ana Casals, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, mira los mapas de predicción meteorológica para los próximos días y exclama: “¡Y sigue! ¡Y sigue! ¡Y sigue!”.

Se refiere al calor que asfixia a España desde hace ya demasiados días. Si estás esperando a que llegue el fresquito, lo tienes crudo: los expertos advierten de que las altas temperaturas han llegado con intención de quedarse.

“No estamos viendo que se vaya a terminar así como así. Quiero decir que no le vemos el fin. Los mapas dicen que el sábado 18 seguirá haciendo calor”, sentencia Casals, quien asegura que en los próximos días habrá subidas y bajadas de temperatura, pero que siempre seguirá haciendo calor. “Estamos en una situación de anticiclón en todos los niveles que calienta una atmósfera a la que no le da tiempo a enfriarse por la noche”, justifica.

Mar Gómez, meteoróloga de eltiempo.es, no es mucho más optimista que Casals. Tampoco ve final a esta ola de calor que, según afirma, ya ha dejado temperaturas de récord en Girona, Álava, Granada, Madrid, Toledo, Cádiz, Lleida y Zaragoza. “Por lo menos hasta la semana que viene vamos a estar con estas temperaturas. Mínimo hasta el jueves que viene. Y digo eso porque los modelos no me dejan ver más allá”, asegura.

“ES COMO QUE NO TUVIERA FIN”

Gómez señala que, según la predicción, a finales de julio se “normalizarían” las temperaturas en casi toda España, aunque aún habría zonas donde el calor sofocante seguiría siendo el rey. Y, avisa, estos datos hay que cogerlos con pinzas. “Los modelos se van actualizando y es como que la ola de calor no tuviera fin, como que nunca acabase”, admite.

Recuerda que hace poco más de una semana la predicción decía que las temperaturas bajarían a mediados de mes, algo que finalmente no va a ocurrir. “Está siendo bastante desesperante a la hora de intentar predecir”, lamenta Gómez.

Ana Casals, de la Aemet, subraya que vamos camino de estar sufriendo la ola de calor más larga de la historia desde que se tienen registros. “Y, si no, será la segunda”, añade. Hasta ahora, ese récord lo tiene el año 2003, cuando hubo 16 días consecutivos de temperaturas extraordinariamente altas.

“La noche es tan corta y la temperatura que tenemos es tan alta que no da tiempo a enfriar”, señala. Explica que la Tierra absorbe el calor durante el día y lo irradia durante la noche, de tal forma que se va enfriando. “Normalmente irradia mucho al principio y luego va más despacio hasta que hay una especie de valle y luego amanece. Aquí no hay valle: van bajando las temperaturas y, de repente, en pico, empiezan a ascender otra vez”, asegura. Por eso las temperaturas mínimas están siendo tan altas y las máximas, también.

Los más valientes y los optimistas aseguran que es normal que en julio haga calor. Pero, ¿tanto? Mar Gómez, de eltiempo.es, admite que la existencia de olas de calor “entra dentro de la normalidad”. Pero avisa: “Está siendo una ola de calor muy prolongada porque ha enganchado con otra anterior y se ha convertido en un periodo muy grande de altas temperaturas”. Con todo, asegura que eso no implica que todo el verano vaya a ser sofocante.

Y, si no, Ana Casals llama a mirar a nuestro entorno y consolarse con aquello de ‘mal de muchos…’: “Está ocurriendo en toda Europa y nosotros tenemos la suerte de que estamos preparados. Tenemos aire acondicionado en el metro, en los coches, en las cafeterías, en muchas casas… Imagina todo esto en Suiza, que han estado con aviso rojo: 39 grados y con humedad. Yo estuve en Suiza a primeros de mes y no tienen aire acondicionado en ningún sitio. Ni en los hoteles”.

¿CULPA DEL CAMBIO CLIMÁTICO?

Los meteorólogos no se atreven a afirmar que este calor que estamos padeciendo sea consecuencia del cambio climático. “El verano pasado, por ejemplo, no se alcanzaron temperaturas muy altas y ahí no achacábamos nada al cambio climático”, constata Mar Gómez.

La experta indica que es importante ver si han aumentado las olas de calor con el paso del tiempo y que, para eso, hay que hacer estudios en profundidad y a posteriori. “La Organización Meteorológica Mundial decía que íbamos a ser mucho más propensos a estas olas de calor. Pero determinar si esta ola de calor es por el cambio climático o no… se tendrá que ver cuando se hagan los estudios correspondientes”.