Dos siglos y cuarto después de que por primera vez se proyectara un museo de marina en San Fernando —o la Isla del León—, su actual museo naval ha sido inaugurado oficialmente en las instalaciones del Palacio de la antigua Capitanía General de la ciudad gaditana con la visita de Felipe VI, quien aprovechó la visita para entregar los despachos a los nuevos sargentos de la Armada. 

expreso del sur el rey ante la bandera del Carlos V

Felipe VI contempla la bandera del acorazado Carlos V. FOTO: Casa Real

El traslado de los fondos del museo desde su anterior ubicación, en el edificio Rey Carlos III, estaba concluido desde hace meses, pero la inauguración oficial aún quedaba pendiente. El Museo Naval de San Fernando, ahora en pleno casco histórico de la ciudad, lucirá una exposición permanente con más de 2.500 piezas de la historia marina española, algunas de ellas, consideradas verdaderas joyas alusivas a las victorias, y también las derrotas, de la institución durante sus siglos de vida.

Con un destacado interés divulgativo, el Museo enseña valiosos modelos de barcos de distintas épocas y tamaños, una completa colección de barcos en madera de Guayacán, además de instrumentos náuticos, láminas, grabados, maquetas uniformes y condecoraciones de gran valor histórico y artístico. También sobresalen las salas dedicadas a las armas de diversas épocas y a la construcción naval con objetos de la Escuela de Suboficiales, Arsenal de La Carraca o  Juan Sebastián de Elcano. Mención especial merece la bandera del acorazado Carlos V, unos 60 metros cuadrados de tela tejida en hilos de seda, oro, plata, con piedras semipreciosas y con las uñas y los bigotes del león del escudo auténticos.

expreso del sur fachada museo naval

Fachada del Museo Naval de San Fernando

La nueva sede del Museo se ubica en un edificio cuyo origen se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII aunque su fisionomía actual es el resultado de diversas reformas. Entre ellas destaca la efectuada en 1917 por el ingeniero de fragata Don Vicente Sánchez de Cerquero en la que prácticamente fue reedificado. Posteriormente, fue de nuevo ampliado con terrenos anexos sufriendo a mediados del siglo XX la remodelación que le confirió su aspecto actual.