El humor absurdo, versión musical, creado por el granadino Pedro Chillón se pone a deambular por Andalucía. Escúchenlo y díganme cómo podríamos calificar esta música, yo soy incapaz de hacerlo sin echar a volar la sonrisa. Larga vida a la parodia, solo ella nos calma el dolor de esta realidad, maldita realidad.  

expreso del sur mundo hillón

Mundo Chillón, en un reciente concierto.

En Mundo Chillón encuentras un universo con referencias al esperpento de Ramón María del Valle-Inclán y al humor absurdo de Rafael Azcona o José Luis Cuerda, una parodia de lo chic. Según definen ellos, “un reflejo onírico, vibrante, bizarro, irónico, elegante, decadente, sarcástico, contradictorio, tierno y visceral de usted mismo”.

En 2009 nació la Mundo Chillón Surprise Sound Band, con la que Pedro Chillón grabó en 2011 el EP Verbena popular underground. En 2014 presentaron ¡Qué bonito es ser un loser!, su primer largo. En 2016 iniciaron su relación con Dieciocho Chulos, una discográfica que se define por sus artistas y que les ha editado De Madrid al suelo, un “segundo delirio musical” que transcurre por las rutas más vertiginosas de su apabullante universo.

En él maltratan multitud de estilos, desde el ska sinfónico con ‘groove’ decimonónico a la versión más tropicalizada, irreverente y deformada de la canción ligera de cascos. El escenario de esta minúscula epopeya es la urbe, los que la habitan y el reto de sobrevivir en este entorno a la vez tan humano e inhumano. Su punto de vista desenfocado ilumina los rincones cotidianos que la vorágine deja de lado, quita importancia a lo importante y se la da a lo que realmente la tiene.

Sus influencias musicales van desde Kiko Veneno o George Brassens a Goran Bregovich, Kevin Johansen, Bersuit Vergarabat y el Selu de Cadiz. Contradictorio y sorprendente, a veces áspero y con estrías, no apto para el que espere que le sirvan todo predigerido, plastificado y con una sola interpretación posible. Pedro Chillón lleva lustros en los escenarios cocinando a fuego lento el universo Mundo Chillón, lo que ha acabado con la poca vergüenza que alguna vez tuvo. Pese a todo, los programadores le llamaron para telonear a gente como Javier Krahe, Pablo Carbonell y El Gran Wyoming.

Pedro Chillón regresa a los escenarios de Andalucía. Hoy estará en la versión más canalla del Festival Terral de Málaga, en los márgenes dentro de un Teatro Echegaray que lo espera mordiéndose las uñas porque sabe que viene con El Kanka. Improvisación a la vista, bendita improvisación.  Y de ahí a Monachil (22 de julio) y Almería (28 de julio) antes de poner fin a un verano lleno de música en Sevilla (18 de agosto) compartiendo escenario con Antílopez. De por medio, una nueva incursión por tierras gallegas, por donde repite mucho.