La explanada del Palacio de la Merced, sede de la Diputación de Córdoba, acogerá, nuevamente, la XXXIV Cata del Vino Montilla- Moriles, del 19 al 23 de abril, organizada por la Denominación de Origen Montilla- Moriles, y que como cada año congrega a los amantes del vino; un auténtico referente en el mundo de la enología y una tradición consolidada, que se presenta como el pistoletazo de salida del mes de mayo cordobés.

Tres jóvenes se fotografían durante la última edición de la cata del vino Montilla-Moriles

Esta cata, que permitirá además descubrir la amplia variedad de vinos que ofrece la Denominación de Origen y entre los que se encuentran el fino, el amontillado, el oloroso, el Pedro Ximénez, el blanco joven o los ecológicos, entre otros, cuenta con una doble vertiente enfocada a la atracción del turismo y a la integración del sector agroalimentario con la intención de unir la degustación gastronomía con los vinos de Montilla-Moriles.

El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, quien ha agradecido la participación de todos los representantes institucionales y alcaldes de los municipios de la Campiña Sur, ha destacado que “nuestros vinos son uno de los mejores embajadores que tenemos en la provincia y con esta cata tenemos la oportunidad de difundirlos y degustarlos, conociendo la amplia variedad y riqueza que presentan marinándolos con productos gastronómicos como el bacalao, de Castro del Río”.

En este sentido, Ruiz ha valorado que “la Diputación de Córdoba sea la sede, un año más, para degustar y difundir algo tan nuestro y de tanta excelencia como son los vinos Montilla- Moriles. Somos afortunados por contar entre nuestros productos gastronómicos con estos vinos ya que generan empleo; son más de 7.000 las familias que viven de este sector, el cual nos ayuda a fijar la población a nuestros municipios, propiciando el desarrollo social y económico para estos municipios y, por ende, para toda la provincia”.

Autoridades presentes en la presentación de la cata de esta edición en Córdoba

Además, el máximo representante provincial ha recordado que “se trata de un producto que aporta a nuestra economía innovación, ya que el relevo generacional natural ayuda a ahondar en esa búsqueda de la calidad para hacer mejores los productos, su venta y exportación. Se trata de un producto de excelencia, que pocas provincias tienen, que incide en el turismo contribuyendo a que cada vez sea más importante para la economía cordobesa”.

“Tenemos que estar satisfechos por contar con un producto tan diferenciador por lo que tenemos que volcarnos y así lo hacemos desde la Diputación, apoyando a la Denominación de Origen y la cata ya que ésta es un referente y una cita obligada dentro del calendario cordobés”, ha concluido el presidente, quien además ha invitado a todos los cordobeses y cordobesas de la provincia, y de fuera de ella, a disfrutar de la cata y conocer la variedad de los productos Montilla- Moriles y su riqueza.