Historias como la de Luis Olivas, fallecido en la prisión de Úbeda mientras esperaba la sentencia de su juicio por “hacer manifestaciones difamatorias del Nuevo Estado” o la de Margarita Murillo, condenada a “reclusión perpetua” por quedar probado que era “un elemento puro marxista” o “revolucionaria consumada”, podrán ser investigados en el nuevo portal web de la Memoria Histórica de la provincia de Jaén.

Puesto en marcha con 5.000 expedientes digitalizados sobre jiennenses encausados en el periodo inmediatamente posterior a la Guerra Civil, la nueva plataforma permitirá, en opinión de la Diputación de Jaén, impulsora de la iniciativa, “hacer justicia a unos hombres y mujeres que fueron condenados arbitrariamente”.

Sólo es un primer paso, pero el Instituto de Estudios Giennenses (IEG) por fin ha hecho pública una primera serie de documentos, formada por 5.032 expedientes, en la web de la Memoria Histórica de la provincia de Jaén, donde a partir de ahora se irán subiendo, conforme se complete su digitalización, los restantes 10.000 expedientes custodiados en el Archivo Intermedio Militar Sur de Sevilla.

expreso del sur memoria hitorica jaén

Portada del expediente de Luis Olivas.

El nuevo portal responde a “la demanda de un colectivo importante de personas que llevan años intentando recuperar y dignificar la memoria de sus familiares y allegados”. Con sus palabras, el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, se refiere a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Jaén, presidida por Miguel Ángel Valdivia.

Cuando se van a cumplir 80 años del inicio de la Guerra Civil, este conjunto de legajos empiezan a ver la luz, permitiendo que “esta fase de nuestra historia sea un poco más conocida y, en cierto modo, haciendo justicia a unos hombres y mujeres que fueron condenados arbitrariamente, sin que hubieran cometido ningún delito, solo por sus ideales y, a veces, ni siquiera por eso”, como comenta el máximo responsable de la institución provincial.

 

Casos como los de Margarita Murillo, José Prats o Luis Olivas

Entre los expedientes disponibles para su consulta e investigación, miles de dramas personales y familiares cuyo sufrimiento continuó tras el final de la Guerra Civil. Es el caso de Margarita Murillo, La Granadina, a quien el 4 de abril de 1940 el Consejo de Guerra Permanente, reunido en la plaza de Hinojosa del Duque (entre los expedientes, hay numerosa documentación referida a pueblos del norte de la provincia de Córdoba) la condenaba a “reclusión perpetua” por quedar probada “su filiación izquierdista y revolucionaria” y por incitar “a las milicias procedentes de Peñarroya a acometer toda clase desmanes señalándoles los domicilios de las personas de derechas… para que se les requisasen las casas”. Margarita cumplió su condena en la prisión de mujeres de Málaga hasta que en enero de 1946 recuperaba su libertad en virtud del indulto recibido en octubre de 1945.

Peculiar fue el caso de Luis Olivas Motos, natural de Úbeda, quien entraba en prisión preventiva el 23 de noviembre de 1940 por “hacer manifestaciones difamatorias del Nuevo Estado”. Según los testigos, se les atribuyeron afirmaciones como que “el Nuevo Estado pagaba los billetes de la República de 100 pesetas, a 50 pesetas de las que actualmente circulan” o que “con lo que costaba una chapita de ‘auxilio social’, se tomaba un vaso de vino y quedaba más satisfecho”. De poco sirvieron las testificaciones de apoyo que llegaron durante los meses posteriores a favor del reo, que había combatido en la Ejército Nacional durante la contienda. Luis Olivas moría en la cárcel de Úbeda el 31 de julio de 1941, curiosamente un día después le concedían la libertad, según consta en su expediente.

Más trágico fue el desenlace para José Prats Núñez, vecino de Belalcázar y juzgado por un Procedimiento Sumarísimo de Urgencia. En la plaza de Hinojosa del Duque, el 13 de diciembre de 1940 se escuchaba su sentencia por la que se le condenaba a la pena de muerte al considerar probada su participación en los violentos sucesos ocurridos los días 13 y 14 de agosto de 1936 en Belalcázar. Cuatro testigos lo situaron en aquellos episodios.

 

Casi 2 millones de documentos .pdf

Desde el IEG se cita el nuevo portal web como un ejemplo de innovación, porque más allá de que es un proyecto de investigación y desarrollo, ha incorporado una base de datos inédita que facilita la recuperación, tratamiento y difusión de la enorme cantidad de datos e información que contienen estos expedientes. Así, para su realización se han hecho trabajos de digitalización, diseño, creación de bases de datos, descripción, catalogación e indización, con una inversión total hasta ahora de 75.000 euros.

expreso del sur presentacion web memoria historica jaen

Presentación de la nueva web. FOTO: Diputación de Jaén

Todo este trabajo ha permitido el acceso a archivos con más de 1,8 millones de páginas en pdf que, entre otros datos, recogen la fecha de nacimiento, procedencia y residencia de los condenados; su profesión, delito, afiliación política y las causas de la condena. Para Francisco Reyes, “más allá de hacer justicia, es fundamental que toda esta información sea lo más pública posible, porque la transparencia, la búsqueda de la verdad y la reparación de las posibles víctimas nunca puede ser perjudicial, más bien al contrario”.