La memoria incómoda es un testimonio personal de uno de los abogados que sobrevivieron a aquella espantosa matanza atribuida a la extrema derecha ocurrida en Madrid en 1977, en un despacho de abogados. Hablamos de Alejandro Ruiz-Huerta, por entonces un joven abogado que acabó herido en aquel atentado, hoy profesor en la Universidad de Córdoba.

Ruiz-Huerta firma un ejemplar de su obra durante la pasada Feria del Libro de Córdoba

En enero de 2017 se cumplieron 40 años de aquellos lamentables hechos que sucedieron en el umbral de la transición a la democracia en España. Cuatro abogados y un administrativo resultaron muertos y otros cuatro abogados heridos de gravedad. El libro de Ruiz-Huerta, escrito en 2002 con la pulsión del instante y la serenidad del recuerdo cuenta aquellos hechos y muchos otros, que fueron consecuencia de aquel tiempo que trajo la libertad política a nuestro país. Hoy, merced a la efeméride del 40º aniversario, vuelve a ser de actualidad, ahora en su tercera edición actualizada. Es un libro atípico, pero un testimonio imprescindible de la transición y por eso está en la calle; para que la historia de Atocha perviva en la memoria colectiva y como homenaje a los que murieron allí el 24 de enero de 1977.

Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell es madrileño de nacimiento (1947), pero riojano y cordobés por sus vínculos familiares. Doctor en Derecho (1992) y Licenciado en Ciencias Empresariales desde los años 70, es Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Córdoba desde 2008. Ha trabajado en la empresa privada, en el Ministerio de Trabajo, en el Congreso de los Diputados y
en la Junta de Castilla y León. Desde 1987 trabaja para la enseñanza pública desde la Universidad de Valladolid, la de Burgos y, últimamente, la de Córdoba. Fue abogado en ejercicio en el Colegio de Madrid. Tuvo despacho abierto en el barrio de Vallecas y en 1974 se incorporó al despacho colectivo de la calle Atocha, Madrid, como abogado laboralista y como tal fue herido en el atentado que pistoleros de la extrema derecha provocaron en su despacho en 1977.

Ha publicado distintos libros de su especialidad constitucional, de poesía y de memoria personal. Así, la reconstrucción de los hechos de Atocha en “La memoria incómoda” (Burgos 2002). En 2009 “Los ángulos ciegos”, una perspectiva crítica de la transición española. Desde 2007 colabora con la Fundación Abogados de Atocha, creada por Comisiones Obreras para mantener viva y extender la memoria de los abogados. Trabaja y participa en actividades lúdicas de teatro y música.