“Las elecciones son un invento de los rojos para no ir a misa los domingos”. “Igualdad, tolerancia, respeto, compañerismo, juego limpio… Con todo eso me limpio yo el culo”. O el mítico “¡¡Tirí-tirí-tirí!!”. Son algunas de las frases que para la historia de la televisión, y de nuestras vidas, ha dejado Mauricio Colmenero, el personaje que para la inmensa mayoría de los españoles puso cara a Mariano Peña.

Antes de que se cruzara en su carrera profesional la serie AÍda y el más políticamente incorrecto de sus personajes, Mariano Peña llevaba muchas horas de grabaciones en el cuerpo. En el mundo de los escenarios empezó recién estrenada la mayoría de edad, cuando salió de Manzanilla (Huelva) para establecerse en Sevilla con afán de estudiar Arte Dramático.

El teatro fue su hábitat natural prácticamente desde el principio, compaginando sus trabajos sobre el escenario con doblajes de series animadas. A la gran pantalla desembarcó a finales de los 80 y desde entonces una veintena de largometrajes aparecen por su currículo. Sin duda, sus títulos más preciados se rodaron ya en este siglo: La luz prodigiosa (2003), Torremolinos 73 (2003), Héctor (2004), Reinas (2004) o La noche de los girasoles (2006).

Hasta que se cruzó, como decíamos, Aída. Con la serie de Telecinco le llegó la popularidad, dando vida al dueño de un bar –Bar Reinols- racista, poco amigo de los derechos de los trabajadores, misógino y homófobo a partes iguales. Durante las diez temporadas de la serie, Mauricio Colmenero se erigió en un personaje polémico, puesto que muchos vieron en su comportamiento detestable, llevado al extremo por los guionistas, demasiada carga para ser tratada en clave de humor. Un personaje, al fin y al cabo, duro, con mucha huella, de esos que encasillan para toda una carrera.

Desde el final de Aída  –acabó de emitirse en junio de 2014-, Mariano Peña ha seguido vinculado a la televisión con la serie Allí abajo, donde de nuevo la polémica le persiguió por encarnar un personaje con acento andaluz demasiado forzado, según muchos espectadores. No sabremos si será ese acento o verlo fuera del personaje de Mauricio Colmenero lo que más extrañe al público de la serie. Este año, el actor onubense ha compaginado sus trabajos en la serie de Antena3 con el musical Priscilla, reina del desierto, en escena en Madrid (Nuevo Teatro Alcalá) desde octubre de 2014.

Mariano Peña disfrutará los últimos días de verano en la Subbética cordobesa. Mañana recibirá el Premio ‘Una vida de cine’ del Certamen Audiovisual de Cabra, durante una gala en el Teatro Jardinito que hará subir al escenario al actor andaluz para reconocerle toda su trayectoria profesional. Acompañado por Jesús Ponce (Premio ‘ASFAAN’) y Carolina Bang (Premio ‘Un futuro de película’), el onubense encontrará un teatro entregado, será el último –por ahora- aplauso de reconocimiento para quien recibiera en 2013 el Premio Ondas.

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.