Miguel Ángel Hernando Trillo, Lichis por nombre de guerra, ha vuelto a la música seis años después del fin de La Cabra Mecánica, pero ha regresado en solitario y en Modo avión. A la música que hacía en aquel grupo se le llamó rock mestizo, un peculiar estilo que esta noche llega a Córdoba al Ambigú del Teatro de la Axarquía y el próximo día 24 a la Sala Cabaret de Málaga.

lichis21

Lichis, mucho más intimo y guitarrero, se pase por España girando su primer disco en solitario. Durante sus años en La Cabra Mecanica fue el autor de la ‘internacionalidad’ y la ‘poesía callejera’ de esta banda que se situó en lo más alto con su tercer disco, Vestidos de domingo.Después llegaron Ni jaulas, ni peceras, Hotel Lichis y Carne de canción.

Lichis, en solitario, se confirma y consolida como compositor con nuevas canciones escritas a lo largo de la última década en etapas diferentes, melodías que no se han subido al escenario hasta ahora. “No se puede dar un giro estilístico de la noche al día. Ha sido un proceso de años. No habría podido sacar antes este disco. Es un disco parido de modo natural, un disco transpirado”, viene repitiendo el cantante.

El ilustrador catalán Max Capdevila ha diseñado el álbum. Grabado en Nueva York con Joe Blaney de productor, Lichis se ha rodeado de una plantilla de músicos de primer orden: Marc Ribot y Jim Campilongo en la guitarras, Andy Hess (Gov’t Mule, Black Crowes) al bajo, Pete Thomas (batería de The Attractions de Elvis Costello), el teclista Brian Mitchell y el percusionista y batería Jerry Marotta (hermano de Rick, habitual junto a Peter Gabriel, Indigo Girls, Orleans o Hall & Oates). Y el gran David Mansfield que ha tocado violín, mandolina, guitarras o pedal steel para Dylan, Bruce Hornsby o Lucinda Williams. Además hay una voz clandestina: Leiva. De todos ellos, este nuevo Lichis dice que “son tan buenos por el amor, el cariño, la dedicación y la honestidad con la que hacen su trabajo. Eso les lleva mucho más lejos”.

 

FRANCIS SALAS

Redactor // Fotógrafo