Los vinos de Jerez tienen características muy peculiares. Su suelo, su variedad predominante -la uva palomino-, el clima, la cercanía al mar,la crianza biológica y la oxidativa, el sistema soleras y criaderas, la mezcla de añadas  y unas prácticas culturales y enológicas de gran nivel se traducen en vinos auténticos y singulares. 

Solear75cc1-171x500

Manzanilla Solear de Bodegas Barbadillo de Sanlúcar de Barrameda

Si bien en el fino mi gusto personal se decanta por los Montilla- Moriles,  vinos que alcancen su graduación alcohólica de manera natural sin necesidad de ayuda de la mano del enólogo, en cuanto a la manzanilla mi preferencia es clara: nada mejor que la manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, la de Bodegas Barbadillo, para más seña.

Su vino Solear es un referente. Monovarietal palomino fina, es un blanco generoso, ligero, seco y magnífico, de color amarillo pálido con bonitos reflejos, muy brillante, salino e intenso que recoge lo mejor de la tinaja, la crianza en bodega, el mar y el sol que dan como resultado un vino  inmejorable cien por cien andaluz. Es un vino ideal no solo como aperitivo, vale para cualquier momento, tapendo, o con el plato principal, vino de mediodía, tarde, noche y madrugada.

Cuando dispones a abrir una botella de Solear, busca antes buenas tapas y una agradable compañía, el resto va a cuenta de los aromas gaditanos de Sanlúcar de Barrameda.