Amaral viene camino de Andalucía. Regresa a uno de los territorios musicales para el que sí quedan días de verano. Juan Aguirre (San Sebastián, 1965), la mitad del dúo zaragozano que vive sus conciertos siempre bajo un gorro, anuncia que el de Lucena mañana en el Chanclas Festival será “una pasada” de concierto por cómo lo preparan con Eva y el resto de la banda. En su maleta traen los ingredientes con los que cocinan Nocturnal, su séptimo disco de estudio, y un sincero mensaje de ánimo para Supersubmarina – “para ellos y sus familias toda la energía positiva”.     

expreso del sur juan aguirre

Juan Aguirre, en una imagen promocional de su último disco. FOTO: Javier Soto Azpitarte.

PREGUNTA (P). Camino de los 10 meses desde la publicación de Nocturnal, ¿qué os ha aportado este disco de nuevo con respecto a los anteriores?

RESPUESTA (R). Estamos girando por España y América. Estamos agradecidísimos por la respuesta del público. A nivel sonoro nosotros estamos orgullosos del disco y la semana pasada nos pasaban datos de la distribución, es ya el disco que mejor está funcionando en España de los que no están editados por una multinacional. Todo está copado por las grandes corporaciones y Nocturnal es de los pocos discos que están arriba autoeditados y completamente al margen de los cauces de la industria. Y esos buenos datos no es mérito propio, es mérito de la gente que nos apoya, que lo ha hecho suyo aceptando la filosofía del grupo.

(P). Se confirma, por tanto, que crear vuestro propio sello fue una decisión acertada.

(R). No fue una decisión meditada. Fue algo muy intuitivo, porque Eva y yo siempre nos hemos movido por impulsos, no hemos sido un grupo muy racional a la hora de tomar decisiones. Sí, creemos que fue una buena decisión.

(P). ¿Cómo llevan la gira? ¿Con menos estrés que las anteriores?

(R). Normalmente estamos tocando los fines de semana. Y la verdad es que cuando no estamos de gira estamos en el estudio montando canciones nuevas. En ese sentido, está bien, porque son como las dos caras de la misma moneda: por un lado, la labor solitaria de componer canciones y grabarlas, y por otro lado, está la labor más colectiva y de fiesta que es poner en común esas canciones. Y en esas fiestas es tan importante la banda sonando como el público. Realmente nos imaginamos que un concierto es una especie de catarsis, como un subidón de adrenalina, y no nos lo imaginamos de otra manera. Es salir a tocar y dejarse la piel y que la gente reciba energía positiva.

expreso del sur amaral

Aguirre y Eva Amaral, en una imagen de ‘Nocturnal’. FOTO: Javier Soto Azpitarte.

(P). ¿Existe el concierto perfecto?

(R). Algunos en esta gira lo han rozado, y no sólo porque el sonido sea bueno, que es algo que nos obsesiona, sino por cómo reacciona la gente, por cómo empuja a la banda y te lleva lejos.

(P). Hay quien dice que la burbuja de los festivales empieza a pincharse en España…

(R). No controlo mucha información sobre eso. Cuando uno vive en la carretera, se entera de lo que uno vive y lo que nosotros vivimos es un montón de gente tanto en los conciertos como en los festivales en los que tocamos. A nosotros nos gusta tocar en los festivales porque sirve de reencuentro con amigos y compañeros. Es una buena manera de compartir la música de los demás, en muchos festivales cuando acabas tu concierto tienes oportunidad de ver tocar a otras bandas y eso siempre es interesante.

(P). En Llévame muy lejos hablan de “un país sin corazón” y de “querer dormir para despertar”, ¿dónde le gustaría despertar?

(R). En la canción no hablamos de un país concreto. Tiene que ver más con un estado de ánimo. Esta canción cuando dice “hazme subir para respirar el oxígeno líquido”, realmente nadie respira oxígeno líquido de los labios de otra persona, tiene que ver más con una imagen casi sexual, con una especie de euforia, de hecho la canción es un continuo crescendo de energía y queríamos transmitir una sensación de euforia, como de elevación. Y respondiendo a tu pregunta, nosotros somos de vivir más el aquí y el ahora, sin pensar demasiado en el pasado ni en el futuro. Hoy mismo estamos en el estudio, grabando, y mañana el único pensamiento que tendremos será el concierto de Lucena. Va a ser uno de los pocos conciertos en Andalucía y queremos que sea una pasada.

(P). Amaral lanzó su primer disco en 1998, el horizonte de las dos décadas empieza a vislumbrarse. ¿Tienen pensado algo especial para celebrar los 20 años en los escenarios?

(R). El primer disco fue como una maquetilla. Fue en el año 2000, con el segundo disco, cuando el grupo empezó a tomar cuerpo serio. Éramos muy críos e inexpertos, pero funcionábamos de la misma manera que ahora, de una forma muy impulsiva, caótica. Y la verdad es que no hemos pensado nada, pero siempre se podrá hacer algo, claro.

expreso del sur amaral 2

Amaral. FOTO: Javier Soto Azpitarte.

(P). Cuando compone, ¿en qué público piensa? ¿En los veinteañeros de ahora o en esa generación que ha ido creciendo con la música de Amaral?

(R). Cuando componemos, en lo único en lo que pensamos es en que nosotros nos creamos la canción y en que a nosotros nos trasmita un sentimiento real, un chispazo. Solo pensamos en que nos diga algo. La verdad es que nos sorprende la cantidad de gente distinta a la que les puede llegar nuestra música, gente más mayor que nosotros y mucho más jóvenes. Incluso, hemos visto algunos niños tocando Hacia lo salvaje. No sé muy bien qué puede sentir un niño cuando oye una canción como Llévame muy lejos, es un misterio. Pero es mejor que siga siendo así porque la música tiene que tener algo de misterio.

(P). ¿Se ve en un reality de televisión de los están de moda aconsejando a nuevos músicos?

(R). No me considero maestro de nada, más bien me considero eterno aprendiz. Para mí, la música es un viaje de aprendizaje y un viaje en sí mismo. El único consejo que le daría a alguien que empieza a tocar es que no haga caso de ningún consejo, que siga su intuición. Respeto todos los programas de la tele, pero me he llevado mucho tiempo viviendo sin televisión y tampoco me entero de todo lo que pasa.

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.