Mañana se presenta en  la Casa de la Provincia en Sevilla el documental Campos sin memoria, un proyecto realizado por el periódico Andaluces Diario en colaboración con Producciones La Vidriera, en el que a modo de reportaje y con testimonios muestran los restos de algunos campos de concentración ubicados en la provincia de Sevilla, donde los presos fueron convertidos en esclavos tras la llegada del general Queipo de Llano a la capital andaluza, en el verano de 1936. Su mano de hierro convirtió al Ayuntamiento de Sevilla en la primera administración en hacer uso de esta mano de obra gratuita.Canal-de-los-Presos

El documental cuenta con el testimonio de Josep Subirats, último superviviente del que se tiene constancia de los campos andaluces, que narra a sus 97 años su experiencia en el Batallón de Trabajadores de Oromana, en Alcalá de Guadaíra. También, con la voz de José Hormigo, que trabajó como aguador en uno de los campos conocido como los Merinales, en Dos Hermanas.
‘Campos sin memoria’ ofrece imágenes inéditas de los restos de estos campos de concentración, de los cuales apenas quedan visibles las ruinas de hormigón de los barracones de los presos. Es el caso del Colector, los Merinales, la Corchuela o las Arenas, el único campo de exterminio que ha existido en Andalucía, donde, según la historiadora María Victoria Fernández Luceño, morían al mes entre 13 y 14 presos.doc_campos_sin_memoria

“Aquellos campos de la infamia y el dolor no nacieron de la nada: sus autores tenían nombres y apellidos. Como los tenían sus víctimas. La memoria los rescata hoy para devolverlos al presente y asegurarles un lugar en el futuro”, afirma Antonio Avendaño, director de Andaluces Diario y colaborador del documental ‘Campos sin memoria’, cuyo guión y producción han sido realizados por las periodistas María Serrano y Laura Reyna, con grabación y edición de Anabel Talaverón. La cantante Mayte Martín ha cedido los derechos de su versión de ‘Campanilleros’ para poner la nota musical del documental.

Gracias a la inestimable aportación de historiadores como José Luis Gutiérrez, Ángel del Río, expertos en Memoria Histórica, y Cecilio Gordillo, coordinador del Grupo Recuperando la Historia Social de Andalucía de CGT, y a la propia voz superviviente de estos episodios; la cinta hace un homenaje a los casi cien mil presos políticos que trabajaron como mano de obra esclava en las conocidas “colonias penitenciarias” del régimen franquista en toda España.

Gracias a la inestimable aportación de historiadores como José Luis Gutiérrez, Ángel del Río, expertos en Memoria Histórica, y Cecilio Gordillo, coordinador del Grupo Recuperando la Historia Social de Andalucía de CGT, y a la propia voz superviviente de estos episodios; la cinta hace un homenaje a los casi cien mil presos políticos que trabajaron como mano de obra esclava en las conocidas “colonias penitenciarias” del régimen franquista en toda España.