Las tiendas de cannabis o grow shops se encuentran en pleno proceso de expansión en Andalucía. La esencia de este negocio radica en la agricultura ecológica, en ellas se venden semillas, fertilizantes y abonos naturales. En nuestra Comunidad Autónoma ya existen más de 70 establecimientos y decenas de tiendas online de este tipo, entre las que destacan las cordobesas Biotecnica.es y Doctor Cogollo, precursoras de este negocio en nuestra región. En estas tiendas, el producto estrella más vendido son las semillas de cannabis con miles de variantes.

 

cultivo-marihuana

Parte del éxito de estos establecimientos se debe a las ya conocidas propiedades curativas del cannabis. Los clientes habituales de estas tiendas suelen ser, al margen quienes lo autoconsumen lúdicamente, personas que utilizan las semillas por estar enfermas de cáncer con tratamientos de quimioterapia o que padecen enfermedades como fibromialgia, esclerosis o glaucoma, encontrando en este producto un alivio para el dolor crónico o los efectos secundarios de algunos tratamientos.

El negocio es totalmente legal, pues la ley únicamente te exige que todo lo que vendas sea para consumo propio ya sea por puro placer o para paliar dolencias que en mucho casos vienen aconsejados pro sus propios médicos, si bien resulta complicado encontrar facultativos que lo reconozcan públicamente.

Estamos ante un mercado muy nuevo y emergente, un sector próximo al de las actividades de jardinería. De hecho, cuando se inaugura un grow shop, lo primero que se comercializa son productos de jardinería como tierra, abonos, sustratos, herramientas de cultivo, útiles de riego y sistemas de riego.

grow

El Código Penal español castiga con penas de hasta seis años de cárcel a quienes cultiven, elaboren o trafiquen con esta droga, pero no a aquellos que vendan las semillas, siempre y cuando figuren en el catálogo común de las variedades de especies de plantas agrícolas reguladas por la Unión Europea, de las que existen más de 5.000 variedades distintas entre las que se incluyen las de uso industrial.

Investigaciones científicas han demostrado que abusar en exceso de esta planta puede tener efectos negativos,  pero no más que el alcohol, sustancia muchísimo más peligrosa provocando lesiones cerebrales y de coordinación entre las partes del cuerpo, y de peores efectos en las capacidades cerebrales de los adolescentes. A nivel médico, la marihuana es paliativa. A los enfermos de cáncer, por ejemplo, les reduce las náuseas y vómitos propios de la quimioterapia, les aumenta el apetito y a nivel psíquico les ayuda a disminuir su grado de ansiedad, estrés e insomnio. Lo mismo para los enfermos de esclerosis múltiple.

 

La planta de los cientos de usos

Alzheimers-marijuana-cannabinoid-750x464Los usos de la fibra de la planta en sí son numerosos. Puede ser transformada en cuerda, papel, ropa, lienzos, consumida como un alimento, y sus semillas se pueden utilizar para la generación de combustible. También es buena para el planeta. Un estudio realizado por la Universidad de California estima que de 1 1,2 a 3 1,2 millones de acres de cáñamo industrial se harían cargo de todas nuestras necesidades de petróleo. Además, a diferencia del tabaco, que destruye el suelo después de cada cosecha, la siembra de marihuana en realidad lo mejora.

Es legal en Uruguay, Perú, India, en los Coffee Shop holandeses puede comprarse y consumir, e incluso en Irán se cultiva para alimento y como combustible. La legalización generaría miles de puestos de trabajo, reduciría el hambre en el mundo, disminuirían los gases de efecto invernadero y ayudaría a las personas a lidiar con el dolor de múltiples enfermedades. Resulta que el “viaje” de la planta, tan solo es una ventaja añadida. El cultivo de cáñamo es mínimo en España. En 2005, había 700 hectáreas pero, según la última memoria de 2010 publicada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, hoy solo quedan dos hectáreas. Una se encuentra en La Rioja y otra en Andalucía.

An-unidentified-man-smokes-a-cannabis-cigarette-at-a-house-in-London-839228

La marihuana y las elecciones generales del 20D

La maría es la hierba maldita ya que existe mucha hipocresía en torno a ella. Marihuana sí, marihuana no. El debate sobre la legalización del cannabis ha aterrizado en España en la campaña de las elecciones. Solo unas semanas después del fallo de la Corte Suprema de México, que amparó a cuatro ciudadanos de ese país en su derecho a cultivar y consumir marihuana con fines recreativos, medio centenar de organizaciones españolas aglutinadas en la plataforma Regulación Responsable han emplazado a los partidos políticos a abrir un debate nacional sobre el tema coincidiendo con la campaña electoral.

El objetivo es que en 2017 podamos tener una legislación que regule de modo integral el cultivo, distribución y uso del cannabis con fines terapéuticos y recreativos. Ciudadanos, Podemos e Izquierda Unida están a favor de la regulación, mientras el PSOE se declara dispuesto a abrir el debate y la actitud del Partido Popular y del Plan Nacional sobre Drogas (PAD) es de rechazo frontal. En Andalucía más de un 10% de la población consume cánnabis de forma habitual —la proporción llega al 17 % en los jóvenes de entre 15 y 34 años.

Aunque no es delito fumar marihuana o hachís en un espacio privado, la tenencia y el tráfico sí son sancionables. Llevar un porro en el bolsillo y ser sorprendido en la calle puede suponer una multa de 600 euros; y aunque no es ilegal vender semillas de marihuana sí lo es ponerlas a germinar, aunque el cultivo para autoconsumo tampoco es sancionable. Tales circunstancias exponen las contradicciones de la legislación española para mostrar la «urgente necesidad» de una regulación integral.