La Térmica de Málaga nos presenta a la Frida Kahlo más cercana, la versión de la artista mexicana reservada exclusivamente para un grupo reducido de personas, entre ellas el fotógrafo colombiano Leo Matiz. De la amistad de ambos dio fe una mítica cámara de fotos de la que nació la exposición nunca vista antes en España, “Frida Kahlo. Fotografías de Leo Matiz en La Casa Azul”. La muestra se podrá contemplar hasta el 29 de mayo en la Sala 014 del espacio cultural malagueño.

FRIDA KAHLO RECARGADA EN EL AUTO EN COYOACÁN, MÉXICO 1943

En sus numerosos periplos por el mundo que le valieron para, sin querer, renovar el fotoperiodismo, Leo Matiz se sumergió con su cámara Rolleiflex en el ambiente intelectual y artístico mexicano coetáneo a Frida Kahlo. Logró registrar en sus retratos la intensidad creativa y personal de los hombres y mujeres que protagonizaron un papel decisivo en la historia cultural de México al inicio de los años cuarenta del pasado siglo. Leo Matiz fue, al ser uno de los más allegados a Kahlo y su esposo, Diego Rivera, uno de los que captaron a Frida en la intimidad de su hogar. De aquella cámara surgieron los retratos más originales de la artista, precisamente, por la sencillez y frescura de los mismos.

fotonoticia_20151013132902-824849_312

La exposición, comisariada por Angustias Freijo y Mario Martín Pareja, muestra a la enigmática artista Frida Kahlo en medio centenar de imágenes exclusivas nunca vistas antes en España, que provienen de los fondos de la Fundación Leo Matiz, así como publicaciones de las  vanguardias de la época, algunas obras de autores que se interrelacionan y aportan claves de la  escena mexicana de la época.

Frida-Kahlo-y-Diego-Rivera

Concebida como una gran propuesta de la Diputación de Málaga, la exposición se completa con obras de otros autores de la época (Germán Cueto, Mathías Goeritz…), publicaciones estridentistas, documentos, bibliografía, proyecciones y textos.

Leo Matiz huyó de México en 1945, tras un enfrentamiento con David Alfaro Siqueiros, uno de los grandes exponentes del muralismo mexicano. Un conflicto entre artistas que acabó con el incendio del estudio y su salida del país. Fotógrafo de prestigio, versado en los conflictos bélicos, fue autor de varias portadas de la revista ‘Life’, Leo Matiz regresó cincuenta años después ya fallecida Frida Kahlo y convertida su casa en un museo. Algunas de las fotos que tomó en esa visita se exponen también en la exposición, era ya un Matiz anciano fotografiando más que objetos, los momentos compartidos en es mismo lugar 50 años atrás con su amiga Frida Kahlo.

FRANCIS SALAS

Redactor // Fotógrafo