Isabel Coixet es una de las mejores y más singulares e internacionales directoras de cine españolas. Su larga experiencia en el mundo publicitario ha provocado que la factura visual de sus filmes sea siempre sobresaliente. Apasionada de la fotografía y del pathos y expresividad del rostro humano, Coixet ha ido siempre tomando instantáneas durante los rodajes de sus 22 filmes, entre largos, filmes colectivos, cortometrajes y documentales, de sus actores principales. Una selección de esos retratos es lo que ofrece Faces (caras).

La actriz Penelope Cruz. FOTO: Isabel Coixet

La muestra incluye 52 fotografías en blanco y negro de actores, actrices y escritores que la directora de cine catalana ha tomado durante los rodajes de sus películas. Rostros de personajes y actores y actrices tan destacados como Tim Robbins, Juliette Binoche, RinkoKikuchi, HenningMankell o el recientemente desaparecido John Berger.

La muestra fotografica se puede ver en La Térmica de Málaga hasta el 30 de junio, de martes a domingo, de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 horas. Con cinco premios Goya ganados, cuatro bizangas de plata del Festival de Málaga y la presencia constante en Festivales Internacionales como Berlín, Cannes o Toronto, un premio Nacional de las Bellas Artes en 2009 o el título de Caballero de las Artes y las Letras concedido por el gobierno francés, Isabel Coixet ha realizado sobresalientes filmes de gran calado internacional como Mi vida sin mí, Cosas que nunca te dije, Elegy, La vida secreta de las palabras, Escuchando al juez Garzón, Mapa de los sonidos de Tokyo, Ayer no termina nunca o Nadie quiere la noche.

Candela Peña. FOTO: Isabel Coixet

Coixet recuerda en esta muestra algunas de las anécdotas e historias que cada fotografía guarda, pues ésta es la poderosa capacidad que tienen estos retratos: esconder historias íntimas congeladas en un instante. Así relata cómo la fotografía al escritor Hennik Mankell fue tomada “cuando estaba de jurado en el Festival de Berlín, hace 4 años, donde él, que era el presidente, estaba cabreado porque no nos poníamos de acuerdo en cuál era la mejor película. Estábamos todos en un ascensor callados, en tensión, cuando tomé esa foto”. Para realizar estas fotografías ha usado todo tipo de cámaras. Desde una infantil Harine Zumi -con la que captó Mankell o a Tilda Swinton- hasta móviles de última generación. Los retratos son de varios tamaños y están realizados con impresión Giclée, chorro de tinta sobre papel texturado.

Para hacerlos se ha utilizado el sistema Epson con tintas pigmentadas ultrachrome K3 y papel Museum Rag Etching 300g. Cada fotografía va acompañada con un texto donde relata el tiempo en que fue tomada y su contexto personal. Así, una de las fotografías más entrañables es la de su padre, Juan Coixet, el único no famoso del conjunto. Un hombre a quien la directora le arrogaba un cierto parecido a actores como Paul Sorvino. “Mi padre era como un secundario de las pelis de Scorsese”, afirma Isabel, que en el texto que acompaña a este retrato escribe: “Mi padre siempre decía eso de “Mi amigo, Antonio Quinn…” o “Mi amigo Robert Taylor”, y de pequeña pensaba que eran amigos suyos de verdad”.

Faces es pues, un recorrido detenido por las relaciones entre una contadora de historias en imágenes y los seres que encarnan sus sueños, esos actores que se dejan el alma para ser otros. Ella misma, guionista habitual de sus filmes, escribe para esta muestra sus relaciones con el rostro humano y su capacidad para expresar emociones.