Con una cámara fotográfica de placas pero con una diferencia de 150 años,  tanto Jean Laurent (1816-1886) como Fernando Manso (Madrid, 1961) han retratado bajo una mirada íntima y personal los jardines, palacios y entorno del edificio nazarí.

 

1425985066_680858_1426008368_album_normal

 

Las  obras antiguas del fotógrafo francés Jean Laurent, impulsor de una de las casas fotográficas más activas en la difusión de imágenes de la ciudad de Granada y la Alhambra, conviven con las fotografías actuales de Fernando Manso, profesional de la cámara dedicado desde hace dos décadas a la fotografía artística y siempre unido a su cámara analógica de placas. El fotógrafo madrileño se encerró durante más de quinientas horas en el monumento granadino -durante un año de trabajo-, en busca de la belleza oculta de la Alhambra, siguiendo los pasos de lo que en el siglo XIX hizo el fotógrafo galo. El resultado ha sido una exposición conjunta con una visión meditada, diferente e inédita de dos autores enamorados, cada uno en su tiempo, de la misma Alhambra.



1425985066_680858_1426003668_album_normal

 

La selección que publicamos en Expreso del Sur es una muestra significativa de la cuidada exposición de 22 fotografías del artista francés y 35 del español, escogidas de entre más de 500, organizada por el Patronato de la Alhambra y Generalife y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el Museo Arqueológico Nacional.


1425985066_680858_1425991867_album_normal

Este trabajo ofrece un valioso documento visual de la Granada de la segunda mitad del siglo XIX, en comparación con la actual, además de  una magnífica muestra del conocimiento de las técnicas de representación fotográficas propias de la época. Representa en su conjunto un excepcional inventario de fotografías sobre la Alhambra y la ciudad de Granada, en tiempos pasados y presentes.

 

1425985066_680858_1426008968_album_normal

 

 

 

1425985066_680858_1426009201_album_normal

Pasado y presente se unen en un mismo lenguaje para romper distancias y mostrarnos el eterno romanticismo que emana el monumento nazarí. Con estas fotografías se le rinde homenaje a su belleza monumental, así como a su entorno natural y artístico.