La Venta de Vargas, catedral gaditana del flamenco de la ciudad de San Fernando, casa que vio nacer a grandes del flamenco como Camarón de la Isla, acogerá mañana sábado la entrega de premios del IV Concurso de Letras La Fragua de La Isla. Se dará así, por cuarto año consecutivo, la culminación del ciclo que ofrece una nueva hornada de letras para el repertorio lírico del mundo flamenco.

Y para esta ocasión, como cierre del acto y broche de oro, dos artistas pregonarán su arte sobre este mítico tablao: Laura Vital, cantaora sanluqueña que ha sido también jurado del concurso, y Eduardo Rebollar, guitarrista de primer nivel e imprescindible como acompañante para el cante.

La cantaora gaditana Laura Vital

Laura Vital, disco revelación de cante flamenco en 2016, llega a la Venta de Vargas inserta en la promoción de su espectáculo Tejiendo lunas, mientras ultima su nuevo disco que pronto estrenará en los escenarios titulado De buena rama. Iniciada en el cante por herencia familiar de sus abuelos y de su padre, el flamenco recorre desde su infancia en el círculo familiar. Debutó por primera vez con once años en la Peña Cultural Flamenca “Puerto Lucero” de su pueblo natal, Sanlúcar de Barrameda. A pesar de su juventud, su carrera profesional está absolutamente consolidada con numerosos premios y distinciones, y su presencia se ha vuelto imprescindible en los eventos nacionales e internacionales flamencos de máximo nivel. Es profesora de cante en el Conservatorio Superior de Música Cristóbal de Morales de Sevilla. Su cante gozoso conmueve los sentimientos más profundos.

Eduardo Rebollar se forma como guitarrista en la Academia de Matilde Coral. Siendo muy joven, pasa a formar parte del grupo teatral La Cuadra de Sevilla de Salvador Távora. Actualmente es profesor de guitarra en la Fundación Cristina Heeren y ejerce como catedrático de guitarra flamenca en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba junto con Manolo Franco y Niño de Pura.

 

 

FRANCIS SALAS

Redactor // Fotógrafo