Mientras la costa andaluza pone a punto sus playas y chiringuitos para un verano que se espera de alta ocupación hotelera, hay quienes aprovecharán los meses estivales para diseñar nuevas acciones que muestren a Andalucía como un destino turístico de primer nivel durante los 365 días.

Cómo aprovechar esta gallina de los huevos de oro que es el turismo durante todo el año, esa es la pregunta que activa al sector. Francisco Javier Fernández (Utrera, 1969), consejero de Turismo de la Junta, aún ve lejos el techo turístico de Andalucía y apuesta por nuevos retos –por ejemplo, alcanzar los 27 millones de turistas este verano- para seguir creciendo desde la oferta clásica de sol y playa.

Francisco Javier Fernández, en el patio principal del Parlamento andaluz

PREGUNTA (P). Hace unos días, presentaba en Madrid la campaña Este verano ven a Andalucía y sentirás tu mejor tú. ¿Qué objetivo persigue esta campaña de verano?

RESPUESTA (R). Buscamos consolidar el turismo nacional. El turismo que viene de Madrid y la zona de centro de España es un turismo muy potente para Andalucía, con otras zonas como el País Vasco, donde también vamos a hacer esta presentación. Somos líderes en turismo nacional, pero hay que consolidar las cifras que tenemos. No podemos tener una hiperdependencia del turismo internacional, tenemos que centrarnos en cuáles son nuestros mercados principales y el nacional lo es, por eso elegimos Madrid para presentar la campaña de verano basada fundamentalmente en el sol y playa.

(P). ¿Sigue vigente el concepto de turista español que veranea dos/tres semanas o un mes en Andalucía?

(R). Si, es un público muy fiel, que sabe aprovechar todo lo que ofrece Andalucía, no solo el sol y la playa, también lo gastronómico y las actividades culturales. En esos españoles que pasan sus vacaciones en Andalucía, tenemos un turismo que ha cruzado el paseo marítimo y que pide más, incluso excursiones en el interior y eso hay que aprovecharlo. Debemos apostar por presentar Andalucía como una oferta turística única, rica, donde tenemos de todo. El siguiente reto es hacerles ver que tenemos de todo durante todo el año, no solo para que vengan esos quince días, sino que tengan la curiosidad de volver a Andalucía para ver esto que antes no veían.

(P). ¿A qué recursos turísticos se refiere?

(R). A los parques naturales, las ciudades patrimoniales, a esa riqueza vinculada al concepto de experiencia, que es encontrar la idiosincrasia que tiene Andalucía en sus poblaciones medias y pequeñas. Siempre hay una oferta complementaria, incluso a Sierra Nevada, que lleva tres temporadas en la que es un fuerte atractivo también en verano como escenario para ciertos deportes. Se trata de hacer ver que Andalucía ofrece otro turismo complementario que si no se puede ver durante las vacaciones de verano, siempre pueden volver en otro momento del año, en un puente o un fin de semana.

(P). Cuando viaja por el interior de Andalucía, ¿qué demandan los acaldes y los empresarios del sector a la Consejería?

(R). Ellos son conocedores del potencial que tienen y de sus debilidades, y principalmente nos piden promoción, que los pongamos en el escaparate, que sepamos vender las calidades y cualidades que tiene el interior. Y para eso tenemos la Estrategia de Fomento del Turismo de Interior Sostenible, que hemos diseñado para el horizonte 2020 con la participación de los 704 municipios que les afecta esta estrategia. Y ahí hablamos desde el potencial que pueden tener por el turismo cinegético, el turismo gastronómico, el turismo asociado a los espacios naturales… En definitiva, ellos quieren que la gente los conozca porque confían en su potencial y sus condiciones.

Consejero de Turismo 2

El consejero de Turismo, durante la entrevista en su despacho del Parlamento.

(P). ¿Qué opinión le merecen las infraestructuras hoteleras que existen en esta Andalucía de interior?

(R). Cada día mejor. En la Andalucía de interior, exceptuando las grandes ciudades que tienen un sistema hotelero similar al del turismo de sol y playa, tenemos muchas pequeñas y medianas empresas hoteleras que trabajan el concepto de lo único, el de la autenticidad. Tenemos ofertas de interior magníficas, por ejemplo, Ronda, Cazorla o los hoteles de Sierra Morena de una calidad excepcional, con un trato personal y familiar. Hace unos meses, estuvimos en la inauguración del primer hotel cinco estrellas gran lujo de la provincia de Jaén, que está en Úbeda. El turismo rural, de calidad, está muy establecido en la Andalucía de interior, es un turismo que gasta más y que busca otras cosas.

(P). A nivel internacional, ¿cómo se puede hacer ver a los turistas que Andalucía es más que sol y playa?

(R). A nivel internacional, aún tenemos muy definida la oferta asociada a la costa y a esa idea de que vienen a tostarse con el ‘vuelta y vuelta’ en la playa. Pero algo empieza a cambiar porque los turistas internacionales cada día piden algo más. De ese interés por ofrecer nuevos productos surgen circuitos como el de Caminos de Pasión, Ciudades Media, la huella romana en Andalucía o el turismo de raíces, donde ponemos en valor la herencia sefardí y árabe y los puntos de encuentro que tiene la Andalucía actual con esas culturas anteriores con las que compartimos esta tierra. Es difícil venderle la playa a un brasileño o al público chino, que incluso rechaza el sol; a ese público hay que atraerlo con otra oferta y eso lo estamos trabajando. Andalucía compite como el que más en la relación calidad-precio en el segmento del turismo de playa, pero en la oferta integral somos líderes, tenemos desde yacimientos neolíticos hasta una potentísima oferta histórica.

(P). Todos los meses cuando se publican los datos de empleo, rápidamente  miramos al turismo para ver cuánto sigue aportando a la tasa de ocupación de empleo. ¿Siente mayor responsabilidad por eso?

(R). Si. Siento la necesidad de que toda estas cifras récord de incremento de turismo tengan un correlato en la creación de empleo. Y si el turismo aporta el 13% del PIB en Andalucía, debemos pedir que aporte empleo estable y de calidad. Hemos vivido una reforma laboral que ha permitido unas prácticas que no son las deseables dentro del empresariado, ahora que empezamos a recuperarnos, le exigimos a ese empresariado que el empleo que se cree sea de calidad porque esto repercutirá en el trato que le daremos a los turistas.

“En este sector se ha dado mucho lo de te contrato dos horas y trabajas ocho; y eso no lo podemos permitir”

(P). Estamos de acuerdo que la precariedad es una de las asignaturas pendientes del sector. ¿Puede poner en marcha desde la Consejería alguna iniciativa en este sentido?

(R). Nosotros tenemos una relación muy directa con los empresarios del sector. Intentamos hacer pedagogía con ellos y a la hora de sacar nuestras órdenes de subvenciones e incentivos para pequeñas y medianas empresas, incidimos en evaluar el tipo de empleo que tienen y el tipo de empleo que se va a crear. Cuando vemos las estadísticas, muchas veces observamos que tras el incremento del empleo existe un empleo temporal que no corresponde a la realidad porque en este sector se ha usado mucho lo de te contrato dos horas y trabajas ocho. Y eso no lo podemos permitir, consideramos que toda la economía y riqueza que genera el turismo debe tener una correlación en salarios dignos y contratos de alta en la Seguridad Social. Estamos colaborando con la Inspección Laboral y la Consejería de Empleo para que también a nivel de empleo sea más difícil saltarse las normas.

Consejero de Turismo 1

Fernández, junto a las columnas de la puerta principal del Parlamento.

(P). Consejero, para acabar le pido un par de reflexiones sobre dos recursos turísticos excepcionales de Andalucía. La primera sobre la Mezquita de Córdoba, ¿se normalizan las relaciones con la Iglesia?

(R). Yo creo que la consejera de Cultura y el Ayuntamiento de Córdoba se están esforzando para que eso sea así. Muchas veces se quiere crear una polémica de manera artificial. Todos tenemos claro que la Mezquita de Córdoba es la Mezquita de Córdoba, así nos los enseñaron a los de mi generación en el colegio y siendo conscientes que la Catedral era y es una parte indisoluble de la Mezquita. Igual ocurre en la Giralda de Sevilla, cuando uno ve el tronco musulmán está plenamente identificado con el campanario barroco, uno asume la realidad de la mezcla de cultura que fue la catedral y la mezquita. No podemos llevar este tema a pedir que solo sea un tempo cristiano ni podemos obviar la realidad de la Mezquita-Catedral, hay que saber encontrar el punto intermedio: respetando la libertad de culto que nos garantiza la Constitución pero siendo conscientes de que aquello es un Patrimonio de la Humanidad. Su carácter multicultural es en sí mismo un valor que no se puede usar para excluir a nadie.

(R). Y la segunda sobre los dólmenes de Antequera, ¿se merecen el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad?

(R). Lamentablemente es un patrimonio que ha permanecido desconocido hasta que la sociedad y las instituciones hemos sabido articular una candidatura potente para Patrimonio de la Humanidad y sí, se lo merecen, igual que otras zonas y monumentos de Andalucía que también se lo merecen. Miremos el ejemplo de Medina Azahara en un momento en el que estamos teniendo tanto problemas para visitar un complejo de ese tipo en el resto del Mediterráneo, hay que saber ponerlo en valor.

SALVA LORIGUILLO Fotos: FRANCIS SALAS

Viajas en un tren hecho con cachitos de Andalucía.