El Museo de Bellas Artes de Sevilla acoge la muestra Francisco Pacheco. Teórico, artista y maestro como un recorrido por la obra de un autor considerado figura clave para entender la cultura sevillana de finales del siglo XVI y todo el arte barroco.

pacheco

Cristo crucificado, 1614

La exposición tiene como protagonista al complejo personaje histórico que fue un exponente clave del arte, la cultura y la sociedad de su tiempo. Personaje poliédrico, teórico del arte, tratadista, técnico, poeta, dibujante excepcional, escritor y editor: un artista completo cuya labor implicó a todas las artes y saberes, sin olvidar que contribuyó a afirmar la presencia de la escuela sevillana en el panorama artístico y a configurar un modo de entender la pintura de la época. La exposición se puede visitar desde hoy hasta el 12 de junio.

La muestra, una producción propia del Museo de Bellas Artes de Sevilla, propone una revisión de la figura de Francisco Pacheco del Río (Sanlúcar de Barrameda, 1564 – Sevilla, 1644) exhibiendo su producción y el ambiente cultural y artístico que creó en su entorno como ejemplo fundamental de la trascendencia de su personalidad. Este objetivo se hace particularmente necesario debido al importante papel que ha jugado en la historia del arte español y, en concreto, del sevillano. La historiografía tradicional ha limitado a Pacheco casi exclusivamente al papel de maestro y suegro de Velázquez, ignorando el alcance fundamental de su figura, quien ejerció la profunda influencia de sus ricos planteamientos teóricos y prácticos sobre pintores como el propio Velázquez y Alonso Cano, o colaborando con el escultor Martínez Montañés, dejando su huella en amplios aspectos de la cultura y en el arte de la Sevilla de fines del XVI y de todo el Barroco.

A través de 58 obras se construye un discurso expositivo que se divide en tres ámbitos (El teórico del arte, El artista y El Maestro) y discurre por la Sala IV del Museo, la Sala de Exposiciones Temporales y el Claustro. Junto a las pinturas figuran también manuscritos, libros, dibujos y esculturas que ayudarán a percibir la rica y profunda labor de Pacheco.

Uno de los grandes logros de la muestra es la importante nómina de préstamos que la integran y que, en palabras de la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, “viene a reforzar el peso y la importancia tanto del autor andaluz como de la propia pinacoteca”. Así, además de las obras de Francisco Pacheco que forman parte de la colección del Museo de Bellas Artes de Sevilla que, en total, se acerca a la veintena, la muestra expone préstamos procedentes del Prado, la Biblioteca Nacional, la Biblioteca del Palacio Real, la Fundación Lázaro Galdiano, la Catedral de Sevilla, la Universidad de Sevilla y distintas parroquias de la provincia así como de distintas colecciones particulares.

La muestra está concebida y producida por el Museo de Bellas Artes de Sevilla y en ella ha participado muy activamente su taller de restauración y conservación, que ha contribuido tanto a la documentación de la exposición como a las tareas de coordinación de las diferentes restauraciones y labores de conservación realizadas.