Dentro del conjunto de la Alhambra, el Palacio de Carlos V se levantó, con estilo renacentista tardío, a partir de 1526 para plasmar arquitectónicamente que lo que había sido el corazón islámico de la vieja al-Andalus ahora latía ya con sangre cristiana. Aquella conversión de la Alhambra se hizo bajo la minuciosa mirada de personajes como Íñigo López de Mendoza, el primer alcaide de la Alhambra, una figura esencial en la historia del monumento granadino analizada en la exposición titulada Los Tendilla. Señores de la Alhambra.

 

palacio-carlos-v-y-santa-maria-de-la-alhambra

Palacio de Carlos V en el interior de la Alhambra

La Alhambra recuerda así al que fue su primer alcaide, Íñigo López de Mendoza (1440-1515), popularmente conocido como el Gran Tendilla y marqués de Mondéjar, y a todo su linaje. Se trata de un homenaje a una de las familias más influyentes de la época, que fue responsable, desde el siglo XV hasta el XVIII, de toda la conservación del monumento como Casa Real.

algibe de los tendilla

Algibe de Los Tendilla, en el interior de la Alhambra

Comisariada por el catedrático y director del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada, Rafael López Guzmán, la exposición -organizada por el Patronato de la Alhambra y Generalife en colaboración con Patrimonio Nacional, Biblioteca Nacional, Universidad de Granada y Fundación Ballesta-, está compuesta por cerca de 200 piezas, entre las que se encuentra importante documentación administrativa, pinturas extraordinarias como el Retrato de Diego Hurtado de Mendoza del s.XVI de Tiziano Vecellio, prestado por la Galería Palatina del Palazzo Pitti de Florencia y que por primera vez se exhibe en nuestro país. También, planimetría del Palacio de Carlos V del siglo XVI, una colección de armas medievales y renacentistas y objetos y ajuar del siglo XVII. Las instituciones que han realizado préstamos para esta exposición son el Museo Nacional del Prado, la Galería Palacio Pitii de Florencia, Patrimonio Nacional, Museo de América, Archivo de Simancas, Archivo Histórico Nacional, Biblioteca Nacional, Fundación Carlos Ballesta, Archivo General de la Administración, Catedral de Sevilla, Arzobispado de Granada, Museo de Bellas Artes de Granada, Ayuntamiento de Guadalajara, Universidad Complutense, Universidad de Granada y Universidad de Salamanca.

Entre las piezas más destacadas se encuentran algunas que pertenecen a los fondos del propio Museo de la Alhambra nunca expuestas hasta ahora como una baraja de naipes, quizás una de las más antiguas conservadas en España; pequeñas olambrillas con motivos figurativos o el techo renacentista que estuvo instalado en el sector del Mexuar y que es uno de los primeros realizados en nuestro país. También son ejemplares las piezas prestadas por el Instituto Valencia de Don Juan.

Los Tendilla. Los Señores de la Alhambra se divide en cuatro secciones. La primera lleva por título El linaje de los Mendoza: entre las armas, la púrpura y las letras y presenta a los miembros de la familia Mendoza que sobresalieron en la literatura, como el marqués de Santillana; así como destacados guerreros, políticos y religiosos, como el cardenal Mendoza y Diego Hurtado de Mendoza, arzobispo de Sevilla. También aparecen otros personajes influyentes que vivieron en paralelo al conde de Tendilla, como el cardenal Cisneros o el primer arzobispo de Granada, Fray Hernando de Talavera.

El segundo ámbito se centra en El Gran Tendilla: don Íñigo López de Mendoza y Quiñones y exhibe, a través de objetos representativos como su epistolario y otros audiovisuales, su faceta de hombre de armas, político, diplomático y mecenas del arte, que convivió en Granada con otros destacados personajes de su tiempo, como Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán; Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, marqués del Cenete, así como con nobles que tuvieron la alcaldía del Generalife.

JMG_5161-expo los tendillas

Autoridades en la inauguración de la exposición ‘los Tendilla’

En Los Mendoza del Renacimiento, sección ubicada entre la Capilla y Cripta del Palacio de Carlos V, se hace un recorrido por los personajes de esta familia, hijos y nietos del Gran Tendilla que jugaron un importante papel en la España del siglo XVI. En este apartado se muestra una galería de retratos de los miembros de la familia real que visitaron la Alhambra entre los siglos XV y XVIII, además de armas medievales y renacentistas, relacionadas con los relieves que el arquitecto Pedro Machuca hizo para los basamentos del Palacio de Carlos V.

En la Cripta del Palacio de Carlos V se ha instalado la cuarta sección, La larga decadencia, que abarca desde la Guerra de las Alpujarras hasta el siglo XVIII, en que los Tendilla son desposeídos por Felipe V de la alcaldía de la Alhambra. En este apartado se pueden ver parte de los ajuares (textiles, libros, platería) que estuvieron en distintas estancias de la Alhambra a mediados del siglo XVII, así como objetos de la vida cotidiana o referentes a los alcaides provenientes de excavaciones o remodelaciones realizadas en el monumento, incluyendo la restitución de lo que fue el Palacio de los Tendilla, destruido en el siglo XVIII. Como apéndice a esta sección, en la sala anexa, el visitante puede encontrar la historia familiar escrita por Gaspar Ibáñez de Segovia, el último que mantuvo el título de alcaide de la Alhambra, y bibliografía y audiovisuales que relatan la unidad de la exposición y la genealogía de los Mendozas granadinos.

El Gran Tendilla

los tendillaNombrado por los Reyes Católicos como Capitán General del Reino de Granada y alcaide de la Alhambra en 1492,  Íñigo López de Mendoza pertenecía a una familia originaria del País Vasco afincada en Guadalajara y heredera del Gran marqués de Santillana. Además, fue consejero de los Reyes Católicos, gran humanista, mecenas y uno de los hombres más influyentes y cultos del Reino, como también lo fueron el resto de los miembros de su familia. El linaje de los Tendilla representaba la garantía de la conservación de la ciudad palatina, tal y como se recogen en las Ordenanzas de la Alhambra, que también se exponen por primera vez, un documento que regulaba el buen uso del agua en el territorio de la Alhambra y representa la sensibilidad del Gran Tendilla respecto a los usos y costumbres moriscas. Su hijo, Luis Hurtado de Mendoza, el tercer conde de Tendilla y segundo marqués de Mondéjar, siguió sus pasos y tuvo un importante peso en la corte del emperador Carlos V, del que fue amigo personal, como también lo fue del hijo de Cristóbal Colón, Hernando Colón.

 

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.