Fundado en 1971, El Pimpi se encuentra ubicado en un antiguo caserón malagueño del siglo XVIII y es una de las taberna-bodegas con más solera de Málaga, donde es posible disfrutar de la gastronomía local y de los vinos de la tierra pero, sobre todo, de la tradición y cultura propias del sur de España.

Su nombre hace referencia a la figura del Pimpi, un personaje popular malagueño que ayudaba a las tripulaciones y pasajeros de los barcos que llegaban al puerto de la ciudad. Pronto se convirtieron en los primeros guías de Málaga para todo aquel que no la conocía, famosos por su atención y trato.

elpimpi9

Imagen de la barra de l PImpi

Por El Pimpi han pasado generaciones de personalidades del mundo del flamenco, la política y el arte: la familia Picasso, Carmen Thyssen, La Repompa, Antonio Banderas, la Duquesa de Alba, entre otros muchos, dan buena prueba de la historia de la casa.  Actualmente es un punto de encuentro de numerosos artistas, malagueños y visitantes, que la recomiendan y valoran como entidad cultural y gastronómica de primer orden en Málaga.

El visitante se sorprenderá con una decoración centenaria que no deja indiferente a nadie, además de un entorno privilegiado rodeado por alguno de los monumentos históricos y enclaves culturales más importantes de la  capital malagueña: Alcazaba, Teatro Romano, Museo Picasso, Museo Carmen Thyssen, Plaza de la Merced…

elpimpi1

Vista de la terraza del El Pimpi en pleno casco histórico de Málaga

La decoración está inspirada en motivos flamencos y taurinos, entre los que destaca una antigua colección de carteles de ferias. Uno de los salones más conocidos es el Salón de los Barriles, en cuyas botas han plasmado sus firmas personalidades famosas del mundo de la cultura, flamenco, cine, música y política. Uno de los malagueños más internacionales, el actor y director  Antonio Banderas, eligió El Pimpi para rodar la película El Camino de los Ingleses, al igual que el director Juan Antonio Bardem que filmó El Joven Picasso.

Visita obligada si estás en Málaga a una taberna-bodega de las que ya apenas quedan. Un lugar que enseñar el sabor a Málaga y transmite  a los cuatro puntos cardinales del planeta, gracias a la visitas de los turistas, los vinos de la tierra y  la exquisita gastronomía del sur.

FRANCIS SALAS

Redactor // Fotógrafo