Quedamos en una cafetería un par de horas antes de la actuación en la Sala Industrial Copera de Granada, el escenario elegido por El Kanka (Málaga, 1983) para dar el pistoletazo de salida a su nueva gira por toda España. A Juan Gómez, su nombre real, lo acompaña María Pelicer, buena amiga y roadmanager que como buena profesional permanece atenta a todo, no se le escapa detalle. El resto de la banda, Manín y Álvaro, los inseparables, están descansando de la prueba de sonido.

El ensayo ha sido genial, todo está listo para que comience el espectáculo.

El Kanka 1

El Kanka, minutos antes del inicio de la gira. FOTO: Francis Salas

PREGUNTA (P). No sé si te lo han dicho, pero tu disco tiene mucho de Sudamérica y mucho de aquí. De ida y vuelta, como dicen los flamencos.

RESPUESTA (R). Pues sí la verdad, lo comentaba con un músico argentino que he conocido hace poco. Le decía que para mí, la música de allí es un poco música de raíz que yo escuchaba en casa desde pequeño porque mi padre era un enamorado de este tipo de música, su músico de cabecera era Jorge Cafrune, mucha milonga, samba, un gaucho auténtico. Si mezclas eso con el flamenco que estaba en la calle, las rumbitas, las bulerías, pues sale lo que sale. Es cierto que mi evolución musical ha ido más hacia sonidos sudamericanos, es más escucho mucha más música del otro lado del Atlántico que española, incluso de rock y pop. Mi melodía se parece al candonbe, incluso en unas rumbitas, una fusión muy personal que en el fondo es mi manera de hacer música.

El Kanka visitó el pasado verano el continente americano, en Colombia ofreció cuatro conciertos. La influencia de aquellos sones está más presente que nunca en su música, sus ojos miran de reojo permanentemente al otro lado del charco. Y para prueba, la colaboración -la única en este disco- de Catalina García, vocalista del grupo colombiano Monsieur Periné.

(P). ¿Cómo fue cantar en directo con Catalina?

(R). Flipamos todos y yo el primero. Había gente que cantaba las canciones que no aparecen en ningún disco, sólo las podían ver en YouTube, una verdadera satisfacción. Mi música se entiende mucho por esas latitudes.

(P). En esta nueva gira sigues acompañado de tus incondicionales, Manín a la percusión y Álvaro Ruiz a la guitarra.

(R). Por supuesto, son mi gente, mis escuderos, el consejo de sabios. Me ayudan a muchos niveles, son gente muy creativa, artistas antes que músicos, aportando su propia creatividad a mi película. Si bien es cierto que ahora añadimos vientos, el arreglo de los temas es más radiofónico, muy del ska de los años 50 y que ellos han adaptado y hecho suyo rápidamente. Se verá en directo, vamos solo los tres, salvo algún festival o algo muy especial, y la puesta en escena va sorprender por el sonido y el buen rollo que transmitimos los tres con los temas de este disco.

“De pana y rubí es variado y muy radiofónico sin perder la línea canalla de mis letras”

El Kanka responde al calor de un cafecito con una normalidad impresionante, ni rastro de los nervios por el que será concierto de salida de de la gira De pana y rubí.

(P). ¿Porque De pana y rubí?

(R). El título evoca las luces y sombras, el ying y el yang. Por eso elijo la pana, un tejido hosco, y el rubí, una piedra preciosa. El disco lo produce Carlos Manzanares y hemos conseguido un eclecticismo en diez temas total. Boleros, ska de los 50, rumbas muy latinas, vals, pasodobles, cumbias… Muy variado y muy de radio, sin perder la línea canalla de mis letras, incorporando vientos y fusionando mi música con muchos estilos.

(P). Has agotado entradas en Madrid a un par de meses del concierto. ¿Cómo llevas el éxito, eso de la fama?

(R). De ninguna manera, natural de momento no me afecta para nada, porque esto no ha sido de la noche a la mañana, ha ido poco a poco, una evolución. Yo no tengo ningún hit que haya reventado el mercado y si me voy a dar una vuelta por cualquier ciudad es medianamente normal que alguien me pare y me diga “quillo tu eres El Kanka”, pero nada más. De momento, vamos bien despacito y con buena letra.

(P). La letra es la otra parte fundamental en la música de El Kanka. Tus mensajes y tu música irradian optimismo. ¿Ese buen rollo sale solo?

(R). Realmente si. Yo tengo mis miserias como todo el mundo y hay días que me levanto con el pie izquierdo, pero a la hora de ejercitar mi creatividad, incluso estando triste y componiendo una canción de pena, me sale una visión optimista o humorada de la pena. Te pongo el ejemplo del corte cuatro del disco, se llama Canción final, una canción sobre la muerte de un familiar cercano. Pese a tener que afrontar esta situación, me sale un tema que le canta a esa única vida que tenemos que vivir y en el fondo es la muerte la que hace la vida tan especial.

(P). A pesar de tener razones para ser feliz, ¿ya no eres un chaval tan feliz?

(R). Como todo el mundo, tengo mis miserias, pero intento ser constructivo, soy una persona que afronta la vida con positividad y mis canciones también. Todo eso del cantautor del buen rollo no es que me moleste, lo que pasa es que no me gustan las etiquetas y sí, en el fondo soy un poco hijo de puta porque me salen visiones positivas hasta de las miserias humana más repugnantes.

kanka 2

El Kanka, con sus músicos inseparables

(P). Ahora vives en Málaga, pero tuviste que irte a Madrid para ser alguien en el mundo de la música. ¿Ha cambiado algo tu vida?

(R). Madrid es un apoyo pero no es absolutamente imprescindible. Conozco casos para todos los gustos. Es cierto que si te quedas en Málaga, a lo mejor te lo tienes que currar el doble, no puedes hacer los mismos contactos ni actuar en las mismas salas. Ni hay el mismo ambiente cultural en Málaga que en Madrid, pero no es obligatorio irse, también se puede llegar y triunfar desde aquí, por supuesto, visitando constantemente Madrid, Barcelona y los sitios propios para desarrollar una carrera musical. Yo ahora estoy en Málaga y gracias al AVE voy a dar la misma caña de siempre. Mi experiencia ha sido positiva, Madrid es mi ciudad igual que Málaga.

(P). Tras Granada te vas a recorrer España hasta final de año. La vuelta a Andalucía, concretamente a Almería, es el 13 de mayo ¿Echas en falta más fechas por Andalucía?

(R). Tiene una explicación y es que hace dos mes estábamos con la otra gira, Más solo que la luna, que ha sido un poco especial y he estado prácticamente en toda las provincias andaluzas. No hay que quemar al público. Es un tema de los manager, pero obviamente vendré a Almería, Córdoba, Sevilla y espero que a las demás provincias.

(P). ¿Cómo ves la escena musical andaluza con respecto a la música en directo, salas, auditorios, teatros, público? 

(R). Pues imagino que como en toda España, mal. En Andalucía no lo tengo muy claro, ten en cuenta que llevo ocho años en Madrid. Pero Andalucía es difícil, en Sevilla es complicado hacerte un nombre y que la gente pague por verte. En todas nuestras provincias hay mucho arte en las calles y resulta fácil encontrar a un chaval con una guitarra en una esquina haciéndolo del carajo. Eso hace que seamos más críticos. También ahí hay un punto de catetismo, no en el mal sentido, sino en el sentido de que nos cuesta aceptar otras propuestas. Andalucía es una tierra rica en cultura y el flamenco lo envuelve todo e impregna los demás estilos musicales donde hay grandes creadores que actúan en teatros, salas y escenarios muchas veces medio vacíos. Hace falta ese público que quiera llenarlos, la lástima es que hará falta una revolución cultural: sin IVA abusivo, sin zancadillas de los de arriba, con más apoyo en las radios, solo suenan los grupos de siempre o los grupos que se parecen a los grupos de siempre. Debería de haber más diversidad.

“Hace falta una revolución cultural: sin IVA abusivo, sin zancadillas de los de arriba, con más apoyo en las radios”

(P). Imagino que al finalizar la gira español, te marchas a Sudamérica. 

(R). Esa el a intención. Creo que mi manera de hacer música se entiende en Sudamérica, De Pana y Rubí va a llegar a países como México, Argentina y, por supuesto, Colombia, ya estuvimos allí en la anterior gira y fue una pasada.

Es la última respuesta de un pedazo de artista malagueño que nos hace pensar, sonreir y, a la vez, escuchar, disfrutar, sentir y bailar con buena música made in Andalucía. Nos despedimos y antes de pagar los cafes Juan Gómez, El Kanka, me regala un CD de su tercer disco firmado con una dedicatoria especial para Expreso del Sur y un par de entradas para el concierto. Quedamos en vernos y comentar después del concierto, pero será otra crónica.

FRANCIS SALAS

Redactor // Fotógrafo