El espectáculo ‘Aviso; Bayles de Jitanos’ devuelve a Huelva uno de sus artistas flamencos del momento, el bailaor Antonio Molina “El Choro” (Huelva, 1985), de regreso a su ciudad natal tras presentar su nuevo espectáculo en Israel y con el premio revelación del Festival de Jerez bajo el brazo.

expreso del sur el choro festival de jerez

El Choro, en su último espectáculo. FOTO: Festival de Jerez

El Gran Teatro se viste de nuevo (viernes 22 de abril) para recibir al último representante del flamenco onubense por derecho. El Choro, descendiente de la fastuosa escuela del baile andaluz, tiene la oportunidad de lucirse ante su gente. Viene de hacerlo de Israel y Jerez, cuyo Festival Flamenco del 2016 quedará para siempre en la retina del bailaor por recibir una de estas distinciones soñadas ya en 1999 cuando ganó el II Certamen de Baile Joven de Huelva convocado por la Fundación Cristina Heeren.

Por entonces, El Choro ponía en cada actuación la magia flamenca heredada de su padre. Después vinieron las horas de aprendizaje a la vera de grandes maestros, Israel Galván, Antonio Canales y Javier Latorre, entre otros. Actuaciones por los teatros de media Andalucía, noches de compás por las peñas de la otra mitad de su tierra.

Y así, trabajando duro y disfrutando en cada escenario, llegó este 2016 inmejorable para el onubense. Los primeros días de marzo los pasó en Miami, Nueva York y Boston formando parte del equipo de la gira del guitarrista Vicente Amigo. En España lo esperaba el estreno de su espectáculo ‘Aviso: Bayles de Jitanos’, dirigido por el coreógrafo Rafael Estévez y que encandiló al público jerezano.

 

El Choro ofrece en su propuesta una exposición de música y baile flamenco actual que toma como base fundamental, parte de los repertorios musicales y coreográficos adaptados, adoptados o creados por el pueblo gitano desde el siglo XVII hasta nuestros días. Por si había dudas, el arte flamenco es producto de un lento proceso de alquimia musical, cultural y social que se produce en el suelo andaluz. Y por si hay dudas, el baile de Antonio Molina las disipa.

FRANCIS SALAS

Redactor // Fotógrafo