7.30 de la tarde. Noviembre, por fin, le ha arrancado el frío a un calendario sobrado de grados hasta anteayer mismo. Nos esperan en lo alto de Monturque, un pueblo de campiña, sí, pero con cuestas. Nos esperan en un cerro donde la historia se detuvo en unas cisternas romanas conservadas magistralmente.

Cruzamos bajo un dintel pintado con el nombre de ‘Cementerio Municipal’… Aquí nos esperan para hacer una cata dirigida de vinos Montilla-Moriles.

expreso-del-sur-cata-monturque-2

Enrique Garrido dirige la cata en una de las salas de las cisternas romanas

expreso-del-sur-monturque-3

Un joven levanta su catavinos durante la cata

Estamos en el centro de Andalucía, en esa Córdoba que pronto se teñirá de acento malagueño. Estamos aquí convocados para celebrar el Día Europeo del Enoturismo. Estamos en el punto más sureño de una ruta del vino que desde la capital de la provincia te pasea por los encantos de un ramillete de pueblos donde el vino es santo y seña. Montilla y Moriles dan nombre a la denominación de origen protegida  –una de las cinco más veteranas del país-, pero son muchos más: Puente Genil, Lucena, La Rambla, Aguilar, Montalbán, Baena…

… Y Monturque. Las primeras palabras de Araceli, guía turística local, junto a los enterramientos de los vecinos que “duermen un rato”, como diría Federico García Lorca, nos presentan el Cementerio de San Rafael como un camposanto diferente, como un museo al aire libre que junto a otros 62 cementerios de otros 20 países europeos conforman la Ruta Europea de Cementerios.

Las cisternas romanas, con sus catorce salas y arcos de medio punto, nos esperan bajo la escalera que arranca desde el centro de una soledad nada tétrica. El agua se ha convertido hoy en vino y ante 20 privilegiados –la alcaldesa de Monturque, Teresa Romero, de anfitriona – el director gerente del Consejo Regulador, Enrique Garrido, nos enseña a saborear con el olfato y a catar cada uno de los aromas de cinco vinos: joven, fino, amontillado, oloroso y pedro ximénez (PX). ¿Y quién decía que no se puede llegar a querer a una tierra por sus vinos?

expreso-del-sur-montuque-cementerio

Vista del cementerio de San Rafael, en Monturque

9 de la noche. El vino ha cambiado la sensación de frío por una agradable compaña de mosto azucarado. Con ella subo de nuevo al mundo de los vivos. El PX ha vuelto a conquistarme, como siempre que acudo a su encuentro; por cierto, menos de lo que debía, pero eso algún día cambiará… siempre y cuando el amontillado no se cruce en nuestro camino. Un último vistazo al lugar: bóvedas romanas, pasillos alumbrados por velas, flores y nombres anónimos… El del 2016 será ya un Día del Enoturismo muy diferente. Para todo siempre hay una primera vez.

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.