El Ciclo de Danza de Málaga se centra en el flamenco y el ballet clásico en una jornada de martes en la que el bailaor y coreógrafo malagueño David Martín estrena Encerrado en la calle, una oportunidad para descubrir su yo creativo.

El malagueño David Martin, en pleno baile

El Teatro Echegaray recibirá el regreso de un David Martín que en su segunda producción propia tras el éxito de Mi sentir en Pablo en el Ciclo de Danza 2016, ahora se rodea de tres bailaoras, Elena Rodero, Leticia Calatayud y Macarena Ramírez, en esta obra que versa sobre la necesidad de conocerse a uno mismo. Este admirador de Antonio Gades y Carmen Amaya que lleva años recorriendo el mundo en la compañía de Sara Baras, recibirá próximamente el premio Málaga Joven del Instituto Andaluz de la Juventud.

La Compañía de Danza y Flamenco David Martín toca la esencia y la pureza del milenario arte con Encerrado en la calle, una coreografía en la que desfilan zambras, alegrías, soleares, martinetes, bulerías, tarantos y hasta un tema de Chavela Vargas. “No tiene hilo argumental, es una reflexión que hemos hecho para buscarnos en nuestro interior”, dice el bailaor y coreógrafo de El Palo, que asegura que los que vayan al Echegaray mañana se encontrarán con un espectáculo de “flamenco por derecho”. David coreografía, baila y dirige un espectáculo en el que la música sonará gracias al cante de Chelo Soto, la guitarra de Carlos Haro, también director musical en las tablas, la percusión de Juan Manuel Lucas, y la armónica de Diego Villegas.