Estamos en el tiempo de la astenia primaveral. Debilidad, fatiga, falta de apetito, alteraciones del sueño, variaciones de humor, desmotivación, falta de memoria, dolor de cabeza… La astenia primaveral se presenta cada año con multitud de síntomas. No hablamos de una enfermedad ni tan siquiera es un trastorno, sólo se considera un estado pasajero que podemos combatir desde la alimentación.

¿Por qué ocurre?

Algunas personas son más sensibles o tardan más en adaptarse a los cambios ambientales que se dan con la llegada de la primavera tales como el mayor número de horas de luz, la intensidad de ésta, el aumento de temperatura o el clima inestable. Estos cambios afectan al hipotálamo que es una glándula del cerebro que se encarga de regular la temperatura, el sueño, el apetito etc.  Además el hipotálamo es el puente de conexión entre el sistema nervioso y el endocrino con lo que su alteración puede provocar desequilibrios hormonales.

¿Cómo podemos combatirla?

La mejor forma es llevar unos hábitos de vida saludable donde primen estos cuatro consejos:

1.- Una Correcta alimentación: posiblemente no tengas apetito, pero la ingesta debe ser suficiente para cubrir tus necesidades energéticas. Una vez más, apuesta por una alimentación saludable que te aporte vitaminas y minerales. No es necesario que tomes complejos vitamínicos ni suplementos de jalea real, polen o ginseng, la mejor manera de tomar vitaminas y minerales es directamente de los alimentos.

Toma verduras y frutas locales y de temporada,  mejor crudas para aprovechar al máximo sus nutrientes Entre las verduras escoge las de hojas verdes ricas en ácido fólico que te ayudarán a combatir el cansancio y entre las frutas prefiere las  ricas en vitamina C y antioxidantes como las fresas, limones o albaricoques.

Los cereales deben ser integrales ya que los hidratos de carbono de absorción lenta proporcionan energía durante más tiempo y así se disminuye la sensación de cansancio.

Consume grasas saludables ricas en omega 3 presentes en los pescados azules y frutos secos. Los omega 3 tienen efecto antiinflamatorio y son beneficiosos para mejorar el estado de ánimo.

Evita sustancias estimulantes como alcohol y tabaco y bebidas excitantes como café, té o refrescos cola. Resulta tentador tomar un café o una cola para espabilarte, pero si lo haces lo más seguro es que no descanses bien y al día siguiente estés aún más cansado ya que nuestro cuerpo tarda varias horas en eliminar la cafeína.

2.- Hidratación: Mantente bien hidratado para favorecer la función renal e intestinal,  imprescindible para eliminar toxinas y para combatir el cansancio.

3.- Ejercicio: Sal a caminar. A pesar de encontrarte cansado haz un esfuerzo ya que el ejercicio libera endorfinas que te ayudarán a sentirte mejor.

4.- Horarios: Sigue una rutina de horarios para alimentarte y para descansar. Ceñirte a esta rutina te asegurará unas horas de sueño y te facilitará recuperar el estado de ánimo.

 

Recuerda, la astenia primaveral es un estado pasajero que no debe durar más de un par de semanas. Si persiste, acude a tu médico para asegurarte que no hay ningún problema.

CATALINA COCA

Licenciada en Biología por la Universidad de Córdoba. Curso de Posgrado en Nutrición, Dietética y Dietoterapia por la Universidad de Navarra. Especialista en Nutrición. Formadora. Colaboradora de Expreso del Sur