Las llaves de la memoria se sumerge en la memoria oculta de la historia de Andalucía y realiza un recorrido intimista sobre el valor de la Memoria como elemento universal y humano de convivencia entre culturas, etnias y religiones. El director ecijano Jesús Armesto estrena mañana su nuevo largometraje en el Teatro Alameda dentro del Festival de Cine Europeo de Sevilla.expreso-del-sur-las-llaves-de-la-memoriaAlmutaFilm presenta Las llaves de la memoria como un documental de autor, segunda pieza de la trilogía titulada Tríptico Elemental de Andalucía, que el propio cineasta comenzase con el Cuento de las dos orillas (2008).

La pieza cuenta con la colaboración de símbolos internacionales del Humanismo, la Antropología y la Historia, como Federico Mayor Zaragoza, Boaventura de Sousa, María Paula Meneses, Sami Naïr o los profesores Antonio Manuel y Enrique Soria, entre otros, y se presenta protagonizada por la actriz andaluza Mar García.

Jesús Armesto vuelve a realizar una puesta en escena con una fuerte carga cinematográfica, dotando a la cinta de un desarrollo poético que, en esta ocasión, ahonda en el juego de espejos de las dobles realidades, serpenteando entre los límites de la ficción y el documental.

Una nueva propuesta atrevida, que, además de beber y sumergirse en las bases del paradigma de respeto y convivencia de la Andalucía de las tres culturas, busca como leitmotiv, generar una reflexión necesaria sobre el valor de la identidad, la diversidad y la convivencia en una sociedad convulsa.

La realidad y la ficción se encuentran, tanto en la puesta en escena del film como en el universo en el que se sumerge su protagonista, donde el valor de la duda es tan decisivo como el conocimiento propio. Una obra reflexiva que contemporiza el debate sobre la memoria y el valor de la identidad de los pueblos en una sociedad globalizada.

Sinopsis

Sofía, una joven estudiante universitaria, inicia su tesis con la que pretende descubrir la auténtica historia de su pueblo, Andalucía. Intuitiva y sensible, emprende un viaje que la conducirá a la evocación del silencio y a revelaciones desconocidas hasta la fecha que descubrirá en conversaciones con especialistas en la materia.

La realidad y la ficción se encuentran, tanto en la puesta en escena del film como en el universo en el que se sumerge su protagonista, donde el valor de la duda es tan decisivo como el conocimiento propio. Una obra reflexiva que contemporiza el debate sobre la memoria y el valor de la identidad de los pueblos en una sociedad globalizada.