WEDNESDAY 15 NOVEMBER 2017

OPINIÓN. Sin causa no hay mártires

No hay mucho que se pueda inventar del espectáculo circense secesionista, vayamos al último acto: la entrada en escena del Código Penal vigente del Estado español, visado y adecuado al derecho comunitario. Concretando según este texto normativo dictar resoluciones y disposiciones normativas de cualquier rango a sabiendas de su ilegalidad es prevaricación.

OPINIÓN. Apoyo con reservas

Hoy en los Parlamentos se ha podido ver, curiosamente en iniciativas que pretendían rendir homenaje y mostrar apoyo a la labor de la Policía Nacional y la Guardia Civil en Cataluña, la verdadera intención del partido en el Gobierno de la Nación con respecto a la equiparación salarial de Policía y Guardia Civil con autonómicas.

OPINIÓN. La pesadilla catalana

En mi mente se dibuja una guerra civil, y no creo que sea el único que ya ve un enfrentamiento entre dos posiciones irreconciliables dentro del pueblo catalán. 

OPINIÓN. El show del Felpudo

A lo mejor todo esto de la República Catalana se hubiera arreglado comprándole a Puigdemont, Junqueras y compañía, un felpudo de esos que vende en Ikea y te recibe a los pies de la puerta de casa con la frase: “Bienvenidos a la República Independiente de mi casa”.

OPINIÓN. Mossos infractores

Un funcionario público debe ser consciente de que, además de ostentar ventajas laborales, económicas y sociales, sus actos son especialmente analizados y criticados. Un funcionario no puede permitirse el lujo de delinquir pues hacerlo conlleva la aplicación de una normativa estricta e irrenunciable: el Código Penal.

OPINIÓN. ¡Que se vayan!

¡Que se vayan! Esa es la típica frase del español/a medio/a, ignorante, iluminado/a que no sabe o no quiere reconocer que España necesita de Cataluña y Cataluña necesita de España.