SUNDAY 28 JANUARY 2018

OPINIÓN. El plebiscito de los perdedores

Iniciada la campaña electoral, los candidatos de los diferentes partidos políticos presentan estas elecciones como si de un referéndum/plebiscito se tratase y es que los ciudadanos tenemos que elegir entre continuismo vs. ruptura.  La situación de una repetición de elecciones por la falta de acuerdo entre los principales partidos políticos, ha provocado que nuestra democracia se encuentre en la cuerda floja en la que o todo sigue igual o todo cambia, como diría Mercedes Sosa.

Mi generación creció con una serie de mitos en televisión. Entre ellos, estaban si el campo de Oliver y Benji tenía final o hasta dónde llegaría el conejo de Duracell, pero quizás uno de los grandes mitos televisivos fue el de la niña con la mermelada, su amiguito el perro y Ricky Martin encerrado en el armario para dar el sorpresón.

OPINIÓN. Los mesías del socialismo

Estos días nos han  traído un revuelo político que no me gustaría pasar por alto, y es que desde que Pablo Iglesias salió el viernes pasado tras reunirse con el Rey, con la propuesta de Gobierno para Pedro Sánchez parece que el Gobierno, las élites políticas y nuestro sistema económico empiezan a tambalearse, y es que no estamos acostumbrados a gobiernos de coalición y solo escuchar la palabra pacto se nos eriza la piel y muchos empiezan a pensar en los tanques.

Después de las elecciones celebradas el 20 de diciembre, el miércoles se constituyeron las Cortes Generales y me atrevo a decir que el debate sobre la elección de Patxi López como Presidente del Congreso pasó a un tercer plano.

Como os dije en el artículo pasado, esta campaña iba a dar grandes momentos y, por ahora, no está defraudando. Quizás lo más destacable hayan sido los debates a cuatro con los partidos que pueden llegar al Gobierno y el debate del bipartidismo, aunque el último tramo de campaña, está siendo eclipsado por el desagradable incidente que sufrió el presidente del Gobierno a manos de un familiar político lejano.

OPINIÓN. Yo no rezaré por París

Comenzaré este alegato por la vida diciendo que no me voy a sumar al hashtag #prayforParis y no lo voy a hacer porque no pienso supeditar la vida de personas y la barbarie ocurrida el pasado viernes a ningún Dios, porque es la única forma de contradecir a los terroristas.