La condición de ser mujer todavía  lastra las aspiraciones vitales de millones de personas y, lo que es peor, ocurre sólo por esa condición: haber nacido niña. Las razones que llevaron a la conmemoración reivindicativa del 8 de Marzo continúan vigentes en un planeta que en cuanto a desigualdad de género, no distingue entre primer y tercer mundo. 

Por unos motivos u otros, la mujer casi siempre acaba perdiendo, relegada y denigrada por sus compañeros varones. En Plan International apuntan hacia la infancia como periodo preferente donde actuar para erradicar esa discriminación que luego va acompañando a la mujer durante toda su vida. De esta injusticia, del llanto silencioso de millones de mujeres, hablamos con Carolina Herrero, responsable de comunicación de la oenegé que hoy llena el Parlamento de Andalucía con su campaña #Girl4president. Con ella quieren que los derechos de las niñas y adolescentes ocupen el corazón de las agendas políticas a nivel mundial.        

Carolina HerreroPREGUNTA (P). –Focalizan sus esfuerzos en la campaña #Girl4President. ¿Qué objetivos se marcan?

RESPUESTA (R). Como parte de su campaña Por Ser Niña, Plan Internacional emprende #Girl4president, un movimiento a favor de los derechos de las niñas. En un año histórico en el que los gobiernos de todo el mundo acuerdan en Naciones Unidas los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para los próximos 15 años, Plan International ha instado a los líderes políticos regionales, nacionales e internacionales a situar en el corazón de las agendas políticas los derechos de las niñas y las adolescentes para que puedan participar en la toma de decisiones que afectan a sus vidas. Entre sus objetivos está conseguir la igualdad de oportunidades y erradicar la discriminación de las niñas, además de poner fin a las prácticas que vulneran los derechos de las niñas como el matrimonio infantil forzado o la mutilación genital femenina. Conseguir un acceso equitativo a, al menos, tres años de educación secundaria universal, obligatoria, gratuita y de calidad es otro de los objetivos que perseguimos con el movimiento global #Girl4President.

(P). ¿En qué países trabaja Plan Internacional?

(R). Plan Internacional tiene presencia en 70 países. Desarrolla cerca de 9.000 proyectos en 51 países en desarrollo de África, América y Asia, llegando a casi 90.000 comunidades. La organización ayuda directamente a 81,5 millones de niños y niñas. A todos esos países llegamos desde España, aquí nació Plan International en 1937, impulsada por el periodista británico John Langdon-Davies y por el voluntario inglés Eric Muggeridge. En sus inicios se denominaba “Foster Parents Plan for Children in Spain” (Plan de Familias de Acogida para Niños de España) y tenía como objetivo ayudar a los niños y niñas que quedaron huérfanos durante la Guerra Civil española.
(P). ¿En qué consiste su trabajo con las niñas?

(R). Desde hace 79 años, trabaja por y para la infancia con el objetivo de proteger los derechos de millones de niños y niñas y brindarles mejores oportunidades. El objetivo de este grupo es aumentar la conciencia de la población y proporcionar financiación y conocimiento para los programas impulsados por la organización. Plan International trabaja conjuntamente con los niños y niñas, sus familias, sus comunidades así como con las instituciones nacionales e internacionales y los gobiernos para desarrollar políticas y leyes que garanticen los derechos y eliminen todas las formas de discriminación de los niños y especialmente de las niñas. Precisamente, en el caso de las niñas hay cuatro aspectos que combatimos con especial énfasis: el embarazo adolescente, el matrimonio infantil, la violencia y la mutilación genital.

(P). Cuesta entender que se practique la discriminación hacia las niñas en la escuela.

 (R). Nosotros trabajamos para lograr la igualdad de oportunidades de las niñas en el mundo y por la erradicación de la discriminación. Las desigualdades y la discriminación que sufren las mujeres empiezan desde la infancia temprana por una multitud de condiciones: institucional, legal, económica, cultural y social. Lamentablemente queda trabajo por hacer para que esto sea una realidad. Desde Plan International consideramos que la educación en la igualdad de género es fundamental. La educación es fundamental para iniciar las transformaciones de las relaciones de poder. La educación es, sin duda, la herramienta clave para lograr un mundo más igualitario y justo. La igualdad de género y poner fin a las formas de discriminación es una prioridad de la agenda 2030, y la igualdad de género es transversal en todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Entre las principales reivindicaciones de nuestra campaña Girl4Presidente está el acceso equitativo a al menos 9 años de estudios gratuitos, universales y de calidad. Invertir en la educación de una niña no sólo es justo, también es inteligente.

plan international educación

Campaña de Plan International con niñas brasileñas

(P). En España una mujer necesita trabajar hasta 79 días más para cobrar igual que un hombre en el mismo puesto y ciertos sillones empresariales e institucionales parecen vetados a la mujer. Parece que no hemos avanzado tanto…

En los países en desarrollo existe un potencial de 500 millones de niñas, adolescentes y mujeres que podrían y deberían jugar un papel crucial en el desarrollo económico y social de la próxima generación pero no tienen las oportunidades para acceder a la educación o involucrarse en actividades económicas que valgan la pena. Por eso, comentaba anteriormente el objetivo de nuestra iniciativa #Girl4President de mostrar a quienes toman las decisiones a nivel mundial que los derechos de las niñas y adolescentes deben estar en las agendas políticas.

(P). Su organización señala también el cambio climático como causante de pobreza y desigualdad. ¿Cómo se siente esa especial vulnerabilidad de las zonas o países más degradados?

(R). Los efectos del cambio climático inciden especialmente en las zonas geográficas más vulnerables. Por eso, la respuesta contra el cambio climático debe basarse en la protección de los derechos de los países y grupos más vulnerables. El reciente acuerdo alcanzado en la Cumbre del Cambio Climático COP21 tiene que tener presente la defensa de los derechos humanos en la respuesta que den para combatir el calentamiento global.

(P). Por Europa, tengo la sensación de que aún nos tomamos el cambio climático como una historia que no va con nosotros…

(R). Como le comentaba anteriormente, se ha alcanzado un acuerdo a en la Cumbre de Paris contra el Cambio Climático en el marco de la COP21, nosotros valoramos positivamente el objetivo que se ha marcado de reducción de emisiones de efecto invernadero pero echamos en falta una mayor concreción en lo que se refiere a la financiación. Persiste la preocupación sobre cómo se financiará, especialmente en los países más pobres, la adaptación al cambio climático a falta de compromisos claros y específicos.

(P). ¿Hacemos bien en distinguir aquellos países donde la población es pobre por no disponer de recursos naturales de aquellos otros países a cuyos gobernantes les interesa mantener a su población en condiciones extremas o de pobreza?

(R). Nosotros actuamos teniendo en cuenta las necesidades de la población, con especial atención a las necesidades de los niños y niñas. Somos una organización independiente comprometida con los derechos de la infancia, y lo que pretendemos es garantizar protección y seguridad a los niños y niñas, poniendo el foco en las niñas, por ser las más vulnerables sólo por el hecho de ser niñas. Trabajamos en más de 70 países, siendo 51 de ellos países en desarrollo de África, Asia y América Latina, y nuestro objetivo principal es garantizar el cuidado y desarrollo de la primera infancia, la gestión del riesgo de desastres y emergencias, facilitar educación, promover la participación infantil, facilitar la seguridad económica, agua, saneamiento o las energías limpias.

(P). ¿Cómo se puede colaborar con la oenegé?

(R). Actualmente tenemos en marcha una campaña para cambiar el futuro de 1.000 niñas. Las niñas son las más desfavorecidas, sufren una doble discriminación, por género y edad. Queremos apadrinar a 1.000 niñas para que puedan tener una educación y un futuro mejor. Nos hemos marcado este reto, quien quiera ayudarnos a conseguirlo puede llamar al 900 244 008 y apadrinar una niña. También se puede colaborar a través de nuestra web www.plan-international.es

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.