Vino blanco de Sanlúcar de Barrameda en Cádiz, que sin ser un fino ni  una manzanilla, es un excelente caldo, seguramente introductor a los tipos de vino anteriormente mencionados, al nuevo o nueva en esto de la afición al vino.

Blanco de Hornillos de Sanlúcar de Barrameda

Blanco de Hornillos es un vino  fresco e inspirador al ya capturado por los encantos de la crianza biológica, olor a bota y tierra. La bodega responsable: Callejuela, una empresa familiar fundada en 1980 por Francisco Blanco Martínez situada en el barrio alto de Sanlúcar donde todo huele, sabe y se antoja vino. Es blanco joven de la variedad de uva palomino fino al 100 por cien. Uvas procedentes de las 28 hectáreas de los pagos Callejuela, Añina y Macharnudo.

Este vino en nariz nos sorprende con toques a aceite de oliva verde y sabor en boca sabroso. Un vino elegante que le da un aire a la manzanilla que se cría en esta misma localidad. Blanco de Hornillos es un vino, chiquito, humilde, fresco y enamoradizo, de esos que gusta repetir, mientras se tapea, se disfruta de una buena charla en compañía de amigas y amigos. Un vino lleno de encanto con el saber  enológico de la tierra de Sanlúcar.

FRANCIS SALAS

Redactor // Fotógrafo