Los 500.000 andaluces atrapados en las cláusulas suelo de sus hipotecas esperaban hoy el pronunciamiento del abogado general del general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Contra sorpresa, el letrado se ha posicionado en contra de devolver todo el dinero cobrado por las cláusulas suelo para no dañar a la banca.

expreso del sur adicaeLas primeras reacciones al informe emitido por Paolo Mengozzi no se han hechos esperar. Facua-Consumidores en Acción califica de “indignantes y grotescas” las conclusiones del abogado general que defiende que “no se devuelva todo el dinero cobrado fraudulentamente para limitar los perjuicios que sufriría la banca”.

Según recoge el comunicado hecho público por la asociación de consumidores, el abogado general del TJUE ha avalado que se aplique una retroactividad «limitada en el tiempo» en el cálculo de las cantidades que los bancos deberán devolver a los afectados por las cláusulas suelo en España, unas prácticas declaradas abusivas por el Tribunal Supremo en mayo de 2013. Si bien las opiniones del abogado general no son vinculantes para el TJUE, que dictará sentencia sobre este asunto antes de finales de año, en la mayoría de los casos sus conclusiones coinciden con el fallo definitivo.

Adicae, otro de los colectivos que más recursos lleva invertidos en la lucha contra los abusos bancarios, ya ha anunciado que pedirá la devolución total y sin demoras, en respaldo a las tesis que la Comisión Europea mantiene y en exigencia de que el TJUE haga justicia y ponga en valor la legislación comunitaria y los derechos de los consumidores.

 

La Comisión Europea sí planteó la retroactividad total

Las conclusiones del abogado general del TJUE no coinciden con las que emitió el año pasado la Comisión Europea, que sí se mostró contraria a la sentencia del Tribunal Supremo español que considera nulas las cláusulas suelo pero no permite la retroactividad, esto es, la obligación de que los bancos devuelvan a los usuarios todas las cantidades cobradas de más por esta cláusula abusiva. Esta sentencia ya fue calificada en su día por Facua como «aberrante», por perdonar a los bancos el dinero que se han embolsado irregularmente durante años en un alto porcentaje de los préstamos hipotecarios suscritos en España.

La sentencia del Supremo sólo permite -recuerda el colectivo defensor de los derechos de los consumidores- la devolución de los importes cobrados bajo este concepto irregularmente hasta la fecha de publicación de la misma, esto es, el 9 de mayo de 2013. Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dirime ahora sobre la legalidad de esta decisión, dado que contraviene la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores.

En esta problemática, las alegaciones de la CE ya contemplaban que «no es posible que los tribunales nacionales puedan moderar la devolución de las cantidades que ha pagado el consumidor –y a la que está obligado el profesional- en aplicación de una cláusula declarada nula desde el origen por defecto de información y/o transparencia«.