Baelo Claudia sigue enamorando a arqueólogos e historiadores de la Historia Romana. La investigación en el yacimiento arqueológico gaditano ha cerrado 2015 con importantes avances en términos de excavación, documentación y análisis. Entre ellos, el proyecto arqueológico dirigido por el profesor de la Universidad de Le Rochelle (Francia) Laurent Brassous, en convenio con Casa de Velázquez, centrado en sacar a la luz el único edificio del área de la antigua ciudad romana altoimperial aún sin excavar.

baelo claudia

Según informa la Consejería de Cultura, el año que acaba de terminar ha supuesto la cuarta anualidad del proyecto ‘Conjunto Monumental de Baelo Claudia. Evolución y transformaciones de un espacio público. Análisis diacrónico y multiescalar del sector sureste’, con lo que cada está más cerca la terminación de la exhumación de todos los edificios del área del foro de la antigua urbe romana, con lo que Baelo Claudia se convertirá en uno de los pocos lugares de la antigua Hispania con su centro totalmente aflorado.

Éste es sólo un ejemplo de intervenciones que tienen lugar en el marco del I Plan Director del yacimiento, redactado en el año 2009. En el ámbito de la investigación actualmente se desarrollan cuatro Proyectos Generales de Investigación, que sitúan a la ciudad hispanorromana de Baelo Claudia como laboratorio de investigación referente de la arqueología romana a nivel internacional.

El Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia dispone de una zona arqueológica dentro de los terrenos de titularidad de la Junta de Andalucía que ocupan 100 hectáreas. La ciudad romana de Baelo Claudia tiene 13 de superficie y en ella están documentados dos necrópolis, tres acueductos y un barrio a extramuros en la parte suroeste.

medidas: 1712 x 2142tamaño: 11 MB formato: TIFFEsta ciudad-factoría romana sorprende por su estado de conservación. Fue importante en la época por sus conservas y salazones, origen de la salsa garum exportada al imperio. En el siglo III d.C. hubo un terremoto dónde pervivió un pequeño núcleo de población hasta los inicios del siglo VII d.C. cuando se abandona definitivamente. Desde esa fecha, Baelo Claudia queda como un despoblado.

Cuando, en 1917, comenzaron a realizarse las primeras excavaciones en la zona de Bolonia, los investigadores encontraron los restos de una ciudad próspera, construída según los cánones clásicos de Roma, conforme a un proyecto urbanístico perfectamente planificado y racional. Algunos edificios son de la época de Augusto, si bien la mayor parte fue construida bajo el mandato de Claudio. Parece ser que el centro monumental, donde se sitúa el foro y todos los edificios necesarios para la organización administrativa, fue construido de una sola vez, siguiendo un eje perpendicular a la orilla del mar.

 

foro baelo claudiaLa fórmula del ‘garum’

Otro de los estudios actuales que acapara Baelo Claudia se centra en el origen de factoría de este enclave marítimo. Se busca reproducir la receta del ‘garum’, la salsa que se producía en ella y se exportaba a Roma y otros lugares. Bajo título de ‘Economía Marítima y actividades haliéuticas en Baelo Claudia’ y dirigido por el profesor de la Universidad de Cádiz Darío Bernal Casasola, el proyecto se basa en la localización y delimitación de nuevas fábricas de salazón, así como la certeza de contextos in situ de salazones de pescado. Esto permitirá desarrollar con metodología moderna análisis ictiológicos de tales contextos en posición primaria, lo cual conducirá a la identificación del contenido de una de las salsas más famosas en la Antigüedad, el ‘garum’, que tantos beneficios trajo a las costas gaditanas.

 

Necrópolis oriental

Por otro lado, la investigación ‘Muerte y ritual funerario en Baelo Claudia. Estudio arqueológico y documental de la necrópolis oriental’, dirigida por el profesor de la Universidad de Alicante Fernando Prados Martínez, ha analizado detalladamente la necrópolis oriental de la ciudad. Sólo la mejora del conocimiento de este aspecto fundamental podrá permitir su posterior puesta en valor, su difusión y su revalorización social integrando, a corto plazo y paulatinamente, sectores de la necrópolis dentro del circuito de visitas al yacimiento.

Los resultados completarán, por una parte, el conocimiento demográfico de los habitantes de la ciudad (índices de mortalidad, medios de vida, cambios, evoluciones morfológicas, etc.) y por otra, cuestiones vinculadas con la actitud ante la muerte, las creencias y manifestaciones religiosas e incluso aspectos étnico-identitarios.