La luna no vino a la era con su polisón de nardos.

Solo las estrellas, muchas aquella noche, aportaron su gota de luz a través de los agujeritos de plata  que hacía en el cielo la muletita del perro cojo de Benítez Carrasco.