Comenzaré este alegato por la vida diciendo que no me voy a sumar al hashtag #prayforParis y no lo voy a hacer porque no pienso supeditar la vida de personas y la barbarie ocurrida el pasado viernes a ningún Dios, porque es la única forma de contradecir a los terroristas.