Los aficionados a la astronomía están de enhorabuena. Desde hace una semana pueden disfrutar de una experiencia hasta la fecha solo reservada a profesionales del sector: pernoctar una noche en el Observatorio de Calar Alto, en Almería, entre telescopios reservados hasta el momento para el uso científico.

La iniciativa responde al interés de promocionar el astroturismo por parte del Centro Astronómico Hispano-alemán (CAHA) de Calar Alto y la empresa Azimuth, que ofrecen visitas a unas instalaciones pioneras en Europa en el estudio del cielo nocturno y las estrellas.

 

img_6890

Los visitantes –auténticos privilegiados- podrán utilizar el telescopio de 1,23 metros del observatorio, el mayor telescopio de Europa en ser utilizado con fines lúdicos para la observación visual del cielo o los confines de la galaxia. El acuerdo que garantiza un mínimo de 24 noches al año para este programa, podrá ampliarse según la aceptación que tenga entre los amantes de la astrología.

En el observatorio de Calar Alto llevan tiempo deseando poner en marcha esta iniciativa. Sus responsables piensan que, como científicos, tienen la obligación de difundir el conocimiento y eso incluye mostrar las instalaciones donde trabajan, que no dejarán indiferente a ningún visitante. Así de claro nos los cuenta su vicedirector, Jesús Aceituno, quien en nuestra conversación insiste en la idea de lo “importante que es que la sociedad en general sepa que España es líder a nivel mundial en astrofísica y Calar Alto ha sido y es un referente mundial en ese área”.

Los visitantes podrán alojarse en el observatorio y sentirse como astrónomos por una noche, tendrán la oportunidad de conocer la ciencia que se hace desde el observatorio, estando en contacto directo con el cielo nocturno y el universo. Esta es la primera ocasión en la que un centro de investigación astronómica pone a disposición de un proyecto de astroturismo el uso de instrumentos tecnológicos tan sofisticados, de modo que Calar Alto y Almería también pasarán a ser un referente turístico a nivel mundial en este ámbito.

El Observatorio de Calar Alto está situado en la Sierra de Los Filabres y está operado conjuntamente por el Instituto Max-Planck de Astronomía en Heidelberg (Alemania) y el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) en Granada. Calar Alto proporciona tres telescopios con aperturas de 1,23 metrs, 2,2 metros y 3,5 metros. Un telescopio de 1,5 metros, también localizado en la montaña, es operado bajo el control del Observatorio de Madrid.

Las actividades han dado comienzo este mes de marzo y se pueden reservar de manera individual o en grupo a través de la web www.azimuthspain.com.

 

FRANCIS SALAS

Redactor // Fotógrafo