La Fundación Henry Moore arrebata la grandiosidad de la gaditana plaza de la Catedral con una exposición de esculturas de gran formato creadas por el artista británico que podrán contemplarse hasta el 10 de noviembre.

expreso-del-sur-henry-moore-cadiz

Autoridades y colaboradores posan delante de una de los bronces de la exposicion

Henry Moore (1898-1986) es uno de los grandes maestros de la escultura moderna. Los seis bronces monumentales que forman la muestra fueron creados por el escultor en la cúspide de su carrera, entre los años 1960 y 1982, y son representativos de los motivos principales de la obra del artista: la fascinación por la figura reclinada y los temas sobre madre e hijo; la exploración de la relación entre la figura humana y el paisaje tanto urbano como rural; la tensión entre lo natural y lo abstracto; y la transformación de los objetos naturales en formas escultóricas.

“Moore encontró la inspiración en España en el verano de 1934, y tres años más tarde conoció en París a Pablo Ruiz Picasso, quien dejó una huella en él”, ha explicado la conservadora de la Fundación, Hannah Higham, quien ha calificado como “significativa” la presencia en España de esta exposición dada la vinculación del escultor británico con el país y además ante una “increíble fachada” como la de la Catedral de Cádiz. Al marco que acoge las esculturas también se ha referido el alcalde gaditano, José María González, que se ha referido a la propia ciudad como “uno de los mejores museos posibles”.

Estas piezas han estado expuestas en espacios exteriores, cívicos y públicos de todo el mundo, de Escocia a orillas del Mar Rojo, de la escuela de Secundaria del pueblo donde nació su autor (Castleford, en Inglaterra) a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. A Cádiz esta exposición llega con la colaboración de la Fundación La Caixa y la Fundación Cajasol.