El escritor manchego de nacimiento y cordobés de alma y vida Antonio Gala recibió el pasado domingo en Almodóvar del Río, el tributo de los Ateneos de Andalucía por el que fue nombrado ateneísta de honor.

 

antonio gala

Los Ateneos reconocieron la trayectoria literaria de Antonio Gala, así como su labor al frente de la fundación para jóvenes creadores que él mismo preside desde el año 2002 y que precisamente este mismo fin de semana presidía la apertura de su decimocuarta promoción. Rodeado de los Ateneos, el acto de nombramiento de contó con la presencia de la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, y el periodista Jesús Quintero, que arropó a Gala en todo momento.

Incluso la lluvia hizo acto de presencia. “Como llueve, os deseo fertilidad en donde os dé el agua, que no donde os dé la gana”, bromeó el escritos ante el público, que intentaba protegerse de la lluvia sin abandonar la plaza. En este mismo acto el periodista Jesús Vigorra, recibió el premio honorífico por el programa de Canal Sur Radio El Público.

Antonio Gala, nacido en los años 30 del siglo pasado, reside en la actualidad en su casa de la localidad malagueña de Alhaurín el Grande. El pasado mes de febrero recibió el homenaje de la ciudad de Málaga nombrándolo hijo adoptivo por su apego a Málaga.

Estudió Derecho, Filosofía y Letras, y Ciencias Políticas y Económicas, obteniendo licenciatura en todas ellas. Escritor y lector precoz de Rainer María Rilke, Garcilaso, San Juan de la Cruz y los clásicos, dio su primera conferencia a los 14 años en el Círculo de la Amistad de Córdoba. Se inició en la literatura en el entorno de la revista Cántico y coincidió cronológicamente con la llamada Generación del Realismo, a la que pertenecieron José Mª Rodríguez Méndez, José Martín Recuerda o Lauro Olmo, siendo el único poeta. Obtiene el Premio Adonais por el libro de poemas “Enemigo íntimo” (1959), y comienza su actividad como dramaturgo con “Los verdes campos del Edén” (1965), que sería galardonada ese mismo año con el Premio Calderón de la Barca y el de Ciudad de Barcelona. A partir de entonces se dedica por entero a la literatura.

Durante la década de los años 60 y 70 su producción literaria obtuvo grandes éxitos tales como “El caracol en el espejo” (1964), “El sol en el hormiguero” (1966), “Noviembre y un poco de hierba” (1967), “Los buenos días perdidos” (1972), “Anillos para una dama” (1973) y “Las cítaras colgadas de los árboles” (1974). Los elementos simbólicos del teatro de Antonio Gala pretenden interpretar la realidad contemporánea española, con resultados de la fusión de contenidos líricos, sociales y de crítica moral, expresados con frecuencia a través de metáforas intemporales que proporcionan al espectador las claves para entender el presente.

Es uno de los autores más reconocidos de las letras españolas: dramaturgo, novelista, poeta, ensayista, articulista, guionista y conferenciante. Ha sido capaz de hacer un bestseller de un libro de poemas. Sigue su trayectoria exitosa con obras tan leídas como “Petra regalada” (1980), “Samarkanda” (1985) o “Séneca o el beneficio de la duda” (1987), e inaugurando una nueva faceta como autor de comedias musicales. En la década de los años 90 comienza sus incursiones en el campo de la narrativa con “La truhana” (1992) y “Los Bellos durmientes” (1994), y en 1990 recibe el Premio Planeta por su primera novela, “El manuscrito carmesí”, continuando sus éxitos con “La Pasión Turca” (1993), “Siete cuentos” (1993), “Más allá del jardín” (1995) y “La regla de tres” (1996).

Autor también de cuentos y de un tipo de novela próxima al género ensayístico, tiene largas etapas sin publicar poesía hasta “27 Sonetos de la Zubia” (1987), un hermoso libro de sonetos de amor, para continuar años después con “Poemas cordobeses” (1994), “Testamento andaluz” (1994) y, posteriormente, “Poemas de amor” (1997), del que llega a vender 500.000 ejemplares y que lo convirtió en el poeta vivo más vendido. Su último libro de poemas, “El poema de Tobías desangelado” (2005), lo dedica al amor y al lenguaje, los dos temas más recurrentes en la obra de Antonio Gala que, personificado en Tobías, cuenta su propia biografía y la historia del viaje de su vida, sus amores y desamores, sus recorridos por los cinco continentes.

En los años 2000 sigue con “Hoy hablaré de mí. El imposible olvido” (2001), “Los invitados al jardín” (2002), “El dueño de la herida” (2003), “El pedestal de las estatuas” (2007), “Los papeles del agua” (2008), y en el año 2002 convierte su ilusión en una realidad creando la Fundación Antonio Gala para Creadores Jóvenes, dedicada a apoyar y becar la labor de los artistas jóvenes.

Su firma como articulista es de las más prestigiosas de España: Pueblo, Sábado Gráfico, Actualidad Española, El País y El Mundo y varias de sus series de artículos han sido publicadas como libros: “Charlas con Troylo”, “En propia mano”, “Cuaderno de la dama de otoño”, “Dedicado a Tobías”, “La soledad sonora. A quién conmigo va” y “La casa sosegada”, entre otros, alternando este campo con guiones para series de televisión como “Paisajes con figuras”, “Cantar de Santiago para todos”, “Si las piedras hablaran” y “Al final esperanza”; y cinematográficos como “Esa mujer” y “Pepa Doncel”. Su última obra “Quintaescencia 2012” publicada por Planeta recoge un conjunto de citas, pensamientos y frases que hacen referencia a sus emociones en clave de aforismos.

LINA THU

Redactora.