El mismo año y en la misma ciudad en la que Velázquez superaba el examen que lo acreditó como maestro de pintura (marzo de 1617) nacía Bartolomé Esteban Murillo (diciembre de 1617). Esa ciudad fue Sevilla, donde hoy comienzan las actividades del Año Murillo con la inauguración de una exposición de 19 pinturas de los maestros sevillanos en el Hospital de los Venerables organizada por la Fundación Focus.  

expreso-del-sur-murillo-sagrada-familia-pajarito

‘Sagrada familia del pajarito’ (hacia 1650), de Murillo

En concreto, nueve obras de Velázquez, fechadas entre 1617-1619 y 1656, y diez de Murillo, datadas entre 1645-1680 componen la muestra Velázquez. Murillo. Sevilla. Una exposición para reencontrarse con la inteligencia pictórica y el virtuosismo técnico de ambos maestros, y para conocer la relación y puntos de encuentro de los dos grandes maestros propiciados por la ciudad de Sevilla, tanto en el desarrollo de un lenguaje naturalista, como de los modelos iconográficos, o el singular modo de abordar la pintura de género.

expreso-del-sur-infanta-margarita-velazquez

‘Infanta Margarita de blanco’ (1656), de Velázquez

Los préstamos de grandes museos internacionales y colecciones privadas tales como el Louvre, National Gallery, Meadows, Kunsthistorisches, The Frick Collection, Wellington Collection, Dulwich Picture, Nelson-Atkins, Museo de Orléans y el Fondo Cultural Villar-Mir, hacen posible una innovadora reflexión sobre la relación y afinidades de dos genios de la pintura universal.

La muestra, que permanece abierta desde hoy hasta el 28 de febrero de 2017, cuenta con la colaboración de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía así como del Ayuntamiento de Sevilla y el Museo del Prado.

Como complemento a la visita a la exposición (entrada general 8 € y reducida, 4€; los martes gratis de 14 a 18 horas) la Fundación Focus también ofrece para determinados grupos que busquen la exclusividad, realizar una visita cultural a Puertas Cerradas a la exposición Velázquez. Murillo. Sevilla combinada con un recorrido por el Hospital de los Venerables, prototipo de la arquitectura del pleno barroco y enclavado en el centro histórico de la ciudad, con la posibilidad de disfrutar de un concierto magistral de órgano en su iglesia.