Autor del poemario Vientos de al-Ándalus, Álvaro Pau Sánchez Sendra (Torrebaja, 1990) es uno de muchos autores que venden sus obras de forma independiente mediante plataformas por internet y no desde la típica editorial en formato papel. Entre plataformas como Google Book y la Casa del Libro ha tenido ventas por todo el mundo, sobre todo en EEUU, México y España.

Criado en un pequeño pueblo del interior valenciano, en el Rincón de Ademuz, heredó de su padre –médico y académico de Cultura- su pasión por el mundo de las letras y la cultura. De su madre recibió el compromiso laboral por la enfermería y el interés por el arte, plasmado en la pintura en el caso de Álvaro. Desde muy joven sentía fascinación por El Romancero Gitano de García Lorca, sin duda el poemario que más le ha llegado de todos, probablemente por la maestría de autor granadino y por la proximidad temporal con el autor, que lo hace mucho más cercano para él. 

alvaro-pau-sanchez

El poeta valenciano, con su mascota

PREGUNTA (P). Un valenciano declarando su amor a al-Ándalus. ¿Antes de escribir la antología habías vivido en Andalucía o solo lo conocías de visita?

RESPUESTA (R). En realidad sólo conozco Andalucía de visita. He viajado por varias de sus ciudades y es evidente que tiene algo especial. Cualquiera que recorra aquellas tierras puede darse cuenta de ello y siete siglos de presencia musulmana es mucho tiempo. No cabe duda de que hubo intercambios de todo tipo entre los dos pueblos, hasta en ámbitos que nunca sospecharíamos. Palabras del castellano actual como “azul”, “gandul”, “ojalá” o “berenjena” provienen del árabe hispánico y las utilizamos en todo el mundo hispanohablante con bastante frecuencia. Así que creo que el hecho de que estas dos civilizaciones entraran en contacto, se relacionaran e influenciaran entre sí en lo que hoy es territorio español resulta muy sugerente. Respecto a cómo comencé a interesarme por al-Ándalus… me parece recordar que fue a través de un libro llamado Cuentos de la Alhambra de Washington Irving. Es un libro con una visión muy romántica del periodo andalusí, tiene la capacidad de absorber totalmente al lector, de fascinarlo a través de cuentos difíciles de olvidar. Y conmigo lo consiguió. Desde entonces tengo predilección por este periodo histórico.

P. ¿Cuándo fue tu primer contacto con el mundo de las letras y la cultura?

R. Son cosas que siempre me han llamado la atención. Ya de muy pequeño, con ocho años, me recuerdo escribiendo cuentos y encuadernándolos a mi manera con cartón. Y la afición de los libros me ha seguido siempre. A veces leo más, otras escribo, pero el mundo de las letras, de la cultura, de la creación, es fascinante para mí y siempre me ha acompañado.

P. ¿Quiénes son tus poetas favoritos?

R. Más que poetas tengo poemas favoritos. Muchos. Es difícil nombrar todos aquí. De entre aquellos poetas más conocidos… Federico García Lorca me encanta. ElRomancero Gitano me parece una obra de arte insuperable y única, y he leído mil veces sus poemas. También me gusta mucho Miguel Hernández y poemas como Sentado sobre los muertos, Vientos del pueblo o Elegía a Ramón Sijé. Antonio Machado es otro de los grandes que no puedo dejar de leer. Algunos de los poemas suyos con los que más he disfrutado son por ejemplo Yo voy soñando caminos, A un olmo seco o La Tierra de Alvargonzález y no me parece peor su hermano Manuel Machado, del que también me gustan Adelfos, Cantares o Retrato. De Rubén Darío, La princesa está triste. O Hay golpes en la vida de César Vallejo.

P. ¿Cómo clasificas tu estilo de poesía?

R. No sé si entra dentro de algún estilo en concreto, no me he parado a pensarlo. Lo que sí tenía claro es que quería que fuera comprensible. Hay poesía que es demasiado barroca o demasiado personal, sólo la entiende el que la hace y algunos otros estudiosos de su obra, pero no el público en general. He intentado que Vientos de al-Ándalus sea poesía que la mayoría pueda comprender, que con no demasiado esfuerzo cualquiera la pueda seguir, descifrar y disfrutar. Donde no te pierdas. Creo que ese es un buen camino para que la poesía pueda llegar al público. También podemos decir que es un estilo con bastante simbolismo, que intenta cuidar el ritmo, la estética, y que está cargado de exotismo: hay mucho color, situaciones bellas, imágenes, perfumes, historias conmovedoras…

P. ¿Por qué solo lo sacaste en formato e-book en vez de la impresión tradicional? ¿Crees que es la manera más eficaz o directa de llegar al lector?

R. La autopublicación en ebook tiene sus ventajas y sus desventajas. La principal ventaja es que no dependes de las editoriales. De si estas piensan que tu libro puede ser rentable o no. Esto te da más libertad creativa e independencia. Tampoco necesitas de una gran inversión de dinero. En mi caso el coste fue de cero euros. Solo necesitas conocer el funcionamiento de las distintas  plataformas de publicación y animarte a hacerlo. Yo decidí probar por curiosidad, por saber cómo funciona. En este tema pienso que, aunque sin duda aún le queda bastante recorrido, el formato impreso está de capa caída. La tendencia en el futuro creo que será que las editoriales se reinventen y primen lo digital sobre lo impreso. Tengo la sensación de que lo digital cada vez ganará más terreno. Por otro lado, una de las desventajas es que tienes que trabajarte el tema de la promoción y la distribución tú mismo, lo cual no siempre es fácil. Yo no he hecho ninguna presentación, porque para presentar un libro la gente tiene que verlo en formato físico y no está tan acostumbrada todavía a comprar algo intangible por internet. El tema de la promoción en mi caso fue sustituido por una campaña a través de las redes sociales que generó más ventas de las que hubiera imaginado.

P. ¿Estás satisfecho con los resultados hasta ahora?

R. Teniendo en cuenta lo limitado de mi capacidad para promocionarlo, por falta de medios y de tiempo, y el coste que me ha supuesto lanzar el proyecto la verdad es que sí, estoy satisfecho. Solo por los mensajes recibidos de gente desconocida para comentar que les ha gustado mucho, o al ver ventas efectuadas en otros países como México, Estados Unidos o Reino Unido, ya me vale la pena. La verdad es que Internet es una maravilla y permite que una obra cruce fronteras como nunca antes. Con todo, pienso que correctamente promocionado despertaría el interés de mucha más gente, y quiero pensar que gustaría, porque es poesía muy entretenida y accesible.

REZA EMILIO JUMA

Nacido en Toronto, Canadá, pasé la mayoría de mi vida en Elche, Alicante y ahora resido en la Isla de Cozumel, México. Autor de dos novelas de ficción, 'Mil Besos' y 'El legado del príncipe de Cachemira', ambas editadas en Andalucía. Preparando mi próxima obra, 'La trapecista'. Colaborador de Expreso del Sur.