La mayoría de los logros de grandes chefs actuales se basan en la tradición de recetas de mujeres, en los guisos de las abuelas y los fogones de las casas. Una labor de siglos que, sin embargo, cuando la cocina se convierte en arte o una profesión de prestigio, depara los mejores elogios para cocineros masculinos.

Esta afirmación servía de carta de presentación para un almuerzo reivindicativo organizado por el Instituto Provincial Fernando Quiñones con motivo de la celebración del 8 de Marzo. Entre sus objetivos, poner de relevancia el papel de la mujer en la alta cocina y homenajear a quienes desde sus hogares de un modo callado realizan la labor de preparar las comidas. El nombre elegido para el menú servido: ‘Los sabores de la igualdad’.

sabores para la igualdad (carmen romero)

Asistentes al almuerzo Sabores de la igualdad. FOTO: Carmen Romero

Para la diputada provincial de Igualdad y Bienestar Social, Isabel Armario, la igualdad debe aplicarse de manera transversal en todos los campos de la sociedad, y la hostelería y la cocina en un momento de gran auge y publicidad en medios de comunicación, también ha de integrarse en esta tendencia para la construcción de una sociedad más justa.

Cada vez hay más mujeres que triunfan entre fogones, pero en su gran mayoría siguen teniendo un protagonismo muy inferior al del hombre, “un comportamiento asimétrico que ha querido ser denunciado y combatido con este almuerzo basado en recetas de cocineras de reconocido prestigio”. Así, se degustaron creaciones de Carmen Ruscalleda, Silvia Colloca, María José San Román, Susi Díaz, Elena Arzak, Samantha Vallejo-Nágera y María Selyanina.