Hacer un breve repaso por los nombres que pasean la distinción de ‘Hijo Predilecto de Andalucía’, te deja una idea de la calidad humana y profesional del grupo donde va a recalar el próximo domingo Joaquín Sabina.

El cantautor nacido en Úbeda, invitado de lujo al 28F institucional de la Junta de Andalucía, quedará investido en el Teatro de la Maestranza como un andaluz de legado imborrable. El reconocimiento que recibirá de manos de la presidenta Susana Díaz no es más que eso, un reconocimiento oficial, lo verdaderamente perdurable de su obra son, con permiso de sus poemas y dibujos, los estribillos de las canciones que parió.

sabina

Joaquín Sabina, en ‘Vinagre y rosas’

Todo el mundo tiene una canción favorita de Sabina. Todos hemos echado mano alguna vez de sus letras para enamorar a esa persona que de sobra sabes que es y fue la primera. Con su música salimos a bailar, aliviamos el desamor o buscamos calle para la melancolía, según se presentara la noche por el boulevard de los sueños rotos.

A Sabina lo conozco desde siempre porque mis padres, y aquel tocadiscos de vinilos, me lo presentaron mucho antes de que tuviera edad de irme a la cama en busca de mi princesa. Entonces aquel que se exilió en París y Londres antes de instalarse en Madrid era tan gamberro que lo mismo te robaba un mes –pongamos que hablo de abril- que se recogía al amanecer donde habita el olvido. Fue sacando discos -17 de estudio, seis en directo y siete recopilatorios- mientras yo aliñaba con vinagre y rosas aquellos años que gasté tarareando la canción más hermosa del mundo. De sus amores que matan no hablo, ahora lo políticamente correcto censuraría, y con razón, aquellos títulos de historias…

Y así estoy yo, Sabina, sobrado de motivos para felicitarte por el beso con carmín blanco y verde que te darán -te daremos- los andaluces en nuestro 28F. En el escenario, tu boca será la mía. Reivindica, con la frente marchita, tus peces de ciudad y tu ruido con tal de que no cierren por derribo esta Andalucía que la llaman soledad. Habla de nosotros, de tus dieguitos y mafaldas, de quienes te regalamos otras 19 noches y quizás algún día, para que sigas componiendo canciones para las Magdalenas abandonadas.

Insolente, descarado, travieso, rojo, nocturno hasta antes de ayer, huraño, colchonero… y sin embargo, Hijo Predilecto de Andalucía.

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.