Homenajear a Andalucía en la antesala de su día más importante y hacerlo con un Festival llamado “Todo es de color”, título de la canción símbolo del nacimiento del rock andaluz, se antoja como un verdadero homenaje a nuestra tierra y a los artistas que hicieron posible a principios de los años 70 el nacimiento de un estilo genuino de nuestro pueblo.

MEDINA

Remontémonos a aquella década, a los años previos a la Transición, cuando el movimiento andalucista daba sus primeros pasos tras el paréntesis de la Guerra Civil y la Dictadura de Franco. Los estadounidenses de la base militar de Morón de la Frontera se instalaron en el barrio de Santa Clara, la zona más hippie de Sevilla de la época, en aquellas calles no paraban de sonar Hendrix, Stones, Beatles, Janis Joplin o los muy influyentes en el género The Doors. Los nuevos sonidos calaron en grupos como Smash y personas como Gonzalo García Pelayo, Manuel Molina, Ricardo Pachón, Tele Palacios y Jesús de la Rosa, entre otros, quienes fueron el germen o responsables directos en algunos casos del nacimiento de grupos como Triana, Alameda o Medina Azahara, abanderados del rock andaluz.

Más de cuarenta años después, las tres míticas bandas andaluzas protagonizan esta noche un festival en el sevillano auditorio Rocío Jurado con claro sabor a homenaje a Andalucía y a un rock que estuvo presente, y de qué manera, en la gestación de la Comunidad Autónoma de Andalucía. La fusión del flamenco y el folklore andaluz con rock de diferentes estilos hicieron posible una música que sigue alimentando los oídos de  muchísimos andaluces gracias a sus letras y ritmos, añoranza para muchos de tiempos pasados que también sabe conectar con las nuevas generaciones. La aportación, en este sentido, de Medina Azahara tiene, los cordobeses -los Rolling Stones del rock andaluz- parecen incombustibles como bastiones del género.

Triana

La canción Todo es de color

Triana y Lole y Manuel, que aunque sin hacer rock andaluz en el caso de los segundos, tuvieron un papel importante en el nacimiento del estilo musical, aportaron su influencia al nacimiento de aquel nuevo estilo musical con un flamenco vanguardista con una rítmica especial. Ambas formaciones compartieron el tema Todo es color en sus respectivos álbumes de debut en 1975. Empezaba a sonar ahí una canción con firma de Manuel Molina y Tele Palacios, que para muchos represento la consolidación de un género originariamente andaluz.