Andalucía ha sumado hoy nuevos nombres a su selecta nómina de Hijos Predilectos y Medallas en un acto presidido por Susana Diaz, presidenta de la Junta de Andalucía, y en el que Joaquín Sabina y Ángel Salvatierra han intervenido en nombre de las personalidades, entidades e instituciones distinguidos por sus méritos profesionales y su compromiso con esta Comunidad Autónoma. 

premiados 2016

Foto de familia de los galardonados con los presidentes de la Junta y del Parlamento

Hijos Predilectos

Joaquín Sabina, cantante

Ángel Salvatierra Velázquez, médico

 

Medallas de Andalucía

María Luisa Escribano Toledo, maestra y presidenta de Asansull

María del Pilar del Río Sánchez, periodista y traductora

Jaime Loring Miró, economista

Juan de Dios Mellado Morales, periodista

Miguel Gallego Jurado, presidente del Grupo MIGASA

Equipo de Neurocirugía del Hospital Regional de Málaga

Josefina Samper Rosas, sindicalista

Gracia Rodríguez Velasco, fiscal de Violencia de Género de Jaén

Medicus Mundi Andalucía

Manuel Carrasco, cantante

Israel Galván, bailaor

 

sabina

Joaquín Sabina, durante su intervención

Nada más recibir las medallas y las distinciones, el doctor Ángel Salvatierra y Joaquín Sabina tomaron la palabra para agradecer, en su nombre y en el del resto de galardonados en el Teatro de la Maestranza, la mención hecha por la Junta de Andalucía. El médico del Hospital Reina Sofía de Córdoba valoró el servicio sanitario que se presta desde los hospitales públicos andaluces, mientras que Sabina hizo un discurso en verso como “hijo pródigo que sabe que aquí no sobra nadie y que todo el mundo cabe en esta tierra”. El cantautor jiennense ha defendido que «la verdiblanca sea la bandera de la cultura, el pan y la alegría» y ha reconocido que su «único vicio» ya no es otro que «soñar un paraíso hospitalario al sur del sur».

Por su parte, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha reivindicado la historia de Andalucía, una tierra que, ha dicho, está dispuesta a hacer su «aportación» en la configuración de la España del futuro, en la que la exigencia de la comunidad pasa por que se garantice la unidad de España y la igualdad de derechos y deberes de todos los españoles, «vivan donde vivan y trabajen donde trabajen».

En su discurso durante el acto institucional del Día de Andalucía, ha recordado que hace 36 años, el 28 de febrero de 1980, la comunidad decidió su futuro en el marco de la Constitución de 1978 e inauguró así «una etapa de nuestra historia que, con todas las carencias que podamos señalar, ha sido la más fructífera, la más justa y la más libre de todo el recorrido histórico de la nación española».

Andalucía, ha dicho su presidenta, defendió y votó un modelo de Estado de la igualdad, «igualdad de posibilidades y de oportunidades para todos los territorios de España».

La autonomía así configurada «ha significado un camino de éxito para nuestra tierra», ha dicho Susana Díaz, que ha enfatizado además que «el 28 de febrero no sólo permitió que el pueblo andaluz pudiera empezar a transitar por la vía de la autonomía plena para sí mismo, sino que abrió la puerta para que lo pudieran hacer todas las comunidades que lo desearan».

De este modo, «contribuimos desde Andalucía a hacer una España mejor, imprimimos carácter a la España democrática, y lo hicimos y lo hacemos con la bandera de la igualdad».

A su juicio, también hoy los andaluces «debemos alzar la voz de nuestra tierra para recordar que la España amante de su diversidad debe y puede construirse todos los días desde el respeto siempre a sus diferencias pero jamás desde el agravio, el privilegio o la discriminación».

En este momento, «España necesita diálogo y acuerdos» para «favorecer, impulsar y llevar a buen puerto esos necesarios ajustes en nuestras pautas y modelos de convivencia», ha dicho Díaz.

Susana Díaz ha señalado que «algunas comunidades españolas plantean retos urgentes a España, a veces en términos de desafío», mientras que «a Andalucía lo que le corresponde, por el contrario, es aportar cosas importantes a España».

«El diálogo y la colaboración son imprescindibles» en ese proceso, ha dicho Díaz, que también ha puesto de relieve «una realidad: y es que nuestra tierra es, desde un punto de vista geoestratégico, tal vez la comunidad más importante para el conjunto de España y una de las más importantes para Europa», por lo que ha pedido singularmente a Europa que «mire más y mejor hacia el Sur».

Frente a la visión de Andalucía como una región periférica, la presidenta de la Junta ha hecho hincapié en el «lugar central» que ocupa Andalucía, una comunidad que «tiene que aportar mucho a España, a Europa y al Mediterráneo».